El 75% de los españoles que adquirieron una vivienda en 2018 lo hicieron con una hipoteca, y el 29% de los residentes en España que tienen una propiedad residencial está hipotecada. 

En definitiva, la hipoteca es un producto financiero al que es muy probable que debas recurrir si estás pensando en adquirir tu nuevo hogar. 

En consecuencia, uno de los primeros problemas a los que se suelen enfrentar los compradores de vivienda es a saber si les pondrán conceder una hipoteca antes de elegir la casa en la que quieren vivir

En inmoversion, como expertos en la compraventa de vivienda de particular a particular, somos conscientes de que se trata de un trámite complicado. Por eso, hoy lo analizamos en nuestro blog. 

¿Debo pedir la hipoteca antes de elegir la casa?

La mayoría de los españoles suelen buscar primero la vivienda y después solicitar la hipoteca. Pero esto plantea un problema y es que, en el momento de querer reservar la propiedad, el vendedor pedirá una señal de varios miles de euros, y dárselos supone el riesgo de perderlos, si después no se nos concede la hipoteca. 

Entonces, ¿se puede pedir la hipoteca antes de elegir la casa? Sí, pero la respuesta que nos dé el banco no será definitiva. A continuación, lo explicamos. 

Evaluación provisional del banco para conceder una hipoteca

Si tenemos la intención de solicitar una hipoteca, podemos asistir a nuestra entidad bancaria, o a otras en las que no tengamos cuenta bancaria, y pedir una preaprobación de hipoteca. 

Ahí, un consultor evaluará nuestras posibilidades de adquirir una vivienda, teniendo en cuenta los siguientes requisitos: 

  • Que se cuente con ahorros para financiar al menos el 20% del valor total de la propiedad (en algunas entidades bancarias pueden pedir una aportación mayor).  
  • Analizarán la situación laboral del o los titulares del préstamo. Y aquí tendrán en cuenta criterios relativamente subjetivos. Por ejemplo, es más viable que un funcionario o una persona con un contrato indefinido de bastante antigüedad obtenga una respuesta afirmativa, que un autónomo o un empleado con poca antigüedad en la empresa.  
  • Evaluarán el estado de tus finanzas; por regla general, el banco analizará que seas un buen pagador de deudas y que la suma de tus deudas vigentes –unidas a la de la hipoteca, si te la conceden- no sumen más del 30% a 40% de tu sueldo, dependiendo del banco. 

¿La respuesta que me dé el banco es definitiva?

La respuesta del banco, una vez realizado un primer análisis de tu caso, no es definitiva. Esta primera evaluación servirá para que valoren si tú cumples con los requisitos y a cuánto podría ascender el monto.  

Sin embargo, la evaluación por parte del departamento de análisis de riesgos del banco se hará una vez que hayas elegido la propiedad que quieres comprar. Esto es porque parte de la evaluación de riesgos consiste en analizar si la inversión en esa propiedad en concreto es viable.  Además debes tener en cuenta que no se ha realizado la tasación de la vivienda, y esto es un trámite obligatorio y un dato fundamental para conseguir que la operación se apruebe por la entidad bancaria. 

Atención a los gastos extras

En definitiva, aunque la preaprobación de la hipoteca no es definitiva, sí es una orientación muy útil para saber cual será el monto por el que se podría pedir la hipoteca, y así sabremos cuáles serán los criterios económicos con los que deberemos acotar nuestra búsqueda.  

Pero, al hacer tus cuentas, recuerda que, además del precio de la vivienda, deberás pagar gastos de notaría, gestoría, registro y tasación que para una vivienda de 300.000€ podrían rondar los 22.500€, y estos deberán ser abonados en el momento de la compraventa. 

Este dato es fundamental, pues debes tener en cuenta, que salvo excepciones, la entidad bancaria financia el 80% del valor de la vivienda, pero no financia los gastos, por lo que nuestra recomendación es siempre contar al menos con un 30%, un 20% para la financiación de la vivienda y un 10% para liquidar los gastos de la compraventa.

Te recomendamos:

Compartir Post