Inmobiliaria digital: antecedentes y razón de ser

Inmobiliaria digital, inmobiliaria digitales… Unos nos llaman de una manera, otros de otra. Y es que desde principios del año 2017, existimos como nuevos jugadores en el tablero del sector inmobiliario en España.

En el año 2019, el sector está viviendo un proceso de consolidación donde la mayoría de las inmobiliarias digitales estamos afianzando nuestros servicios y concretando nuestra forma de trabajar. El objetivo es conseguir vender la vivienda de nuestro cliente en el menor tiempo posible y conseguir el mayor beneficio.

El Proptech es un sector de actividad que combina un componente tecnológico con la aportación de valor al mundo inmobiliario.

En los últimos años la forma de relacionarnos con las personas y con las empresas, ha cambiado.  El auge de las redes sociales, el comercio electrónico y en general las nuevas tecnologías, han hecho posible la reconversión de determinados sectores tradicionales. Y uno de ellos es el sector inmobiliario.

El uso de las nuevas tecnologías al servicio del cliente es lo que nos define, mejorando no solo el ahorro por el coste del servicio, sino también el tiempo medio de venta de una vivienda.

Las inmobiliarias digitales usan todas las herramientas disponibles a través de internet. Al ser online, para muchas gestiones no requieren la presencia del cliente en una oficina, con el consiguiente ahorro en tiempo.

Inmobiliaria digital: ¿Qué es?

Un inmobiliaria digital o inmobiliaria digital intenta basar la prestación de servicios en la tecnología, y en base a ello estar en condiciones de ofrecer un servicios igual o superior al de una inmobiliaria tradicional, pero por unos honorarios sustancialmente inferiores.

El valor añadido de las inmobiliarias digitales consiste en saber conectar con los usuarios actuales que buscan información, transparencia y eficacia. Las inmobiliarias digitales se caracterizan por su transparencia (dan mucha información sobre sus servicios, cómo trabajan y cuánto cobran). Las inmobiliarias digitales, aunque tengan oficinas para atención al público lo que buscan es que el usuario desde su propio terminal (pc o móvil) pueden realizar la mayoría de los tramites relacionados con la compraventa de una vivienda.

¿Cuál es la gran diferencia entre la inmobiliaria digital y la tradicional?

En nuestra opinión la gran diferencia es el esfuerzo por parte de las PropTech de informar al cliente sobre la forma de trabajar en el sector.

El sector inmobiliario siempre ha pecado de poco transparente, muy tradicional e inflexible. En inmoversion, sin embargo, pensamos que el cliente debe recibir el máximo de información posible de nosotros y también de la competencia para luego, libremente, elegir la mejor opción para sus intereses.

Temas como honorarios, forma de trabajo y dudas frecuentes podrás encontrarlos en la mayoría de las webs del sector digital. Sin embargo, en numerosas inmobiliarias tradicionales no hay forma de saber cómo trabajan, sus comisiones, si cobran al comprador, siendo necesaria la visita a una de sus oficinas para ampliar información y formalizar el encargo de venta.

Las inmobiliarias digitales se caracterizan por facilitar una información extremadamente completa a través de sus propias webs lo que en numerosas ocasiones permite que el cliente no deba desplazarse para ampliar información o realizar el encargo de venta de su vivienda, pudiéndose realizar la mayoría de los tramites de forma online.

En la mayoría de las inmobiliarias digitales se pueden realizar la mayoría de tramites relativos a la compraventa de una vivienda o la búsqueda de una vivienda desde la propia web.

Las inmobiliarias tradicionales basan su modelo de negocio en una presencia local a través de numerosas oficinas distribuidas por los barrios de una ciudad, pero toda esa infraestructura supone un elevado coste que hay que trasladar al cliente motivo por el cual cobran comisiones por un importe que puede llegar al 5% de media.

Sin embargo, la mayoría de las inmobiliaria digitales prestamos un servicio global, cubriendo zonas completas sin necesidad de abrir oficinas físicas en cada uno de los barrios, ello supone un gran ahorro que se traslada al cliente, de tal forma que pasa de pagar una comisión a una tarifa fija. Las inmobiliarias digitales ofrecen un servicio sin comisiones, cobrando una tarifa fija.

Las grandes diferencias entre inmobiliarias online y tradicionales:

1.- Honorarios: no cobramos comisiones, cobramos una tarifa fija.

Si el trabajo que debe realizarse para promocionar y vender una vivienda es muy similar con independencia del precio, ¿está justificado cobrar una comisión? En inmoversion pensamos que no.

Es evidente que no cobrar comisiones es el factor diferenciador, máxime si tenemos en cuenta el elevado coste que puede tener una operación por el cobro de comisiones no sólo al vendedor sino también al comprador.

Muchos usuarios, debido a la falta de transparencia de las inmobiliarias tradicionales no saben las condiciones económicas reales del servicio contratado.

Como usuario debes solicitar información no sólo de las comisiones que cobran al vendedor, también debes confirmar si cobran al comprador y si los servicios de intermediación financiera tienen coste.

No comentas el error de pensar que a ti no te afecta lo que la inmobiliaria cobre al comprador. Ten en cuenta que los honorarios que la inmobiliaria pueda cobrar a un comprador influyen en la futura oferta que pueda hacerte, y en todo caso, el coste total de comisiones a soportar por la operación, harán que disminuya significativamente el margen de negociación.

Desde inmoversion hemos desarrollado una calculadora donde puedes comprobar no sólo el coste que supone para el vendedor trabajar a comisión sino también las comisiones que debería soportar el comprador y el ahorro generado si trabajas con una inmobiliaria digital como inmoversion.

Accede a la calculadora de inmoversion

Inmoversion

 

 

 

 

 

2.- Forma de trabajo. Inmobiliarias sin exclusividad.

La mayoría hemos optado por dar libertad al cliente no exigiendo exclusividad.

En inmoversion pensamos que no se puede exigir exclusividad a un cliente sin demostrarle resultados y, en todo caso, es preciso establecer un mecanismo para poder rescindir ese servicio si no se está satisfecho con los resultados. En inmoversion hemos optado por la opción más favorable para el cliente: TRABAJAR SIN EXCLUSIVA.

Trabajar sin exclusiva: ¿Cuestión de compromiso o de confianza?

Las inmobiliarias tradicionales en ocasiones son claras e informan sobre la forma de trabajo e indican si trabajan en exclusiva, agente único o nota de encargo. No obstante, no suelen explicar en qué consisten las distintas opciones y cuales ofrecen.

En ocasiones algunas inmobiliarias tradicionales no informan sobre su forma de trabajo sencillamente porque se adaptan a las exigencias del cliente. Aquí el problema radica en que, al tener clientes con distinto grado de compromiso, se les atiende de forma distinta.

Por su parte, el sector digital suele trabajar mayoritariamente sin exclusiva para demostrar la solidez de la oferta y la confianza que tenemos en nuestros servicios y en nuestros clientes.

3.- La Información disponible.  NADA DE LETRA PEQUEÑA

Las inmobiliarias tradicionales no suelen incluir en sus webs información extensa sobre sus honorarios, forma de trabajo, y proceso de venta siendo necesario visitar sus oficinas.

Trabajar con una inmobiliaria digital, por lo general, implica una contratación transparente en la que el cliente tiene a su alcance en la propia web toda la información sobre el servicio, sus características, condiciones generales y precio.

La inmobiliaria digital ofrecen más información, si bien es cierto que no todas ofrecen el mismo nivel de información resultando en ocasiones poco transparentes, con ofertas ambiguas y letra pequeña en sus contratos que desvirtúan por completo lo manifestado en sus páginas webs.

Desde inmoversion siempre hemos defendido que ofrecer alternativas y opciones es conveniente y eso pasa porque el cliente pueda comparar varias ofertas. Y como usuario eso es lo mas adecuado, las campañas de publicidad, marketing, etc, están muy bien, pero a la hora de la verdad hay que demostrar que como inmobiliaria trabajas una determinada zona, conoces el mercado, tienes cartera y las condiciones del servicio son las que interesan al cliente.

Al respecto hay que indicar que eres tú, como usuario, el que deberá valorar a cada empresa por lo que dice y por lo que hace.

¿Qué debo valorar para elegir la mejor opción entre inmobiliaria digital y tradicional?

  1. No firmes nada sin estar totalmente convencido de ser la mejor opción para tus intereses. Valora siempre varias alternativas. Solicita copia o borrador del contrato de servicios para confirmar las condiciones del servicio. Compara la información que hasta ese momento tenias de la inmobiliaria y las condiciones del contrato. Si hace lo que dice, fenomenal, pero si existe letra pequeña y sorpresas… blanco y en botella. Nuestro consejo es que descartes esa inmobiliaria.
  2. Desconfía de aquellas inmobiliarias que te ofrecen sus servicios y no les preocupa ni visitar la vivienda ni conocerte a ti. Desconfía de las prisas.
  3. En relación con la venta de una vivienda el primer punto a tratar son tus necesidades y el precio de salida. Una buena inmobiliaria lo primero que debe hacer es conocer tu casa y asesorarte sobre el precio de salida. Ya habrá tiempo para firmar el contrato, hacer las fotos y promocionar la vivienda.
  4. Confirma los honorarios que cobra la inmobiliaria: El porcentaje que se carga al vendedor y si se cobra comisión al comprador. También es importante saber, si los servicios financieros que se ofrecen son gratuitos o no. En este punto consideramos que las inmobiliarias digitales son mucho mas competitivas pues la mayoría cobra una tarifa fija por sus servicios y no cobran nada al comprador.
  5. Es importante saber si el encargo de venta es en exclusiva o sin exclusiva. La mayoría de las inmobiliarias digitales no exigimos exclusividad, pero alguna sí, por lo que serás tú el que tendrás que valorar cual es la opción que más te convence. Nosotros creemos que no debe limitarse al vendedor, y por eso trabajamos sin exclusividad. No nos preocupa la competencia, al contrario, creemos que la competencia es buena, y beneficia al vendedor.
  6. La duración del encargo de venta y el mecanismo de resolución, en caso de estar disconforme con el servicio prestado, es un punto a tener en cuenta. No deberías aceptar nunca periodos superiores a TRES MESES. Si una inmobiliaria es buena tiene más que suficiente para vender la vivienda. La media de venta del sector digital es de 70 días, la media de inmoversion es de 60-70 días.

Conclusión:

En inmoversion tenemos claro que no tiene sentido exigir comisiones que pueden llegar al 6% más IVA al vendedor o incluso al 9% más IVA, si añadimos el 3% que algunas inmobiliarias tradicionales cobran al comprador.

Las inmobiliarias digitales hemos cambiado las reglas del juego, estamos reconvirtiendo el sector.

Con una inmobiliaria digital como inmoversion sin comisiones, el coste del servicio asciende a 2.900€ IVA INCLUIDO y el cliente recibe un servicio de asesoramiento profesional igual que recibiría en una inmobiliaria tradicional.

Los tiempos han cambiado, la competencia también, y toca adaptarse.

Te recomendamos:

Inmobiliarias online: no tod@s somos iguales

Proptech: Tendencias que modificarán el mercado inmobiliario

Compartir Post