¿Cuáles son los honorarios de una inmobiliaria? Si esta pregunta se hubiese hecho hace dos años, la respuesta habría sido rotunda: UNA COMISION.

Actualmente, con la irrupción de las inmobiliarias digitales, el panorama ha cambiado sustancialmente, pues la mayoría de las “proptech” cobramos un importe fijo dejando de lado las comisiones.

Las inmobiliarias tradicionales cobran comisiones que pueden oscilar de media entre un 2%  hasta un 8% más IVA.

Las inmobiliarias digitales cobran un importe fijo que oscila de media entre los 1.500€ hasta los 6.000€ más IVA.

¿Por qué un particular decide gestionar directamente la venta de su vivienda y no quiere saber nada de inmobiliarias?

Desde inmoversion siempre hemos defendido que la venta de una vivienda es mejor de particular a particular, pero siempre contando con asesoramiento.

Contar con un profesional que dé soporte al vendedor y al comprador, que ayude en la captación de compradores, que asesore en la gestión de visitas y realice un seguimiento comercial de los posibles interesados resulta aconsejable.

Es conveniente contar con un profesional que asesore al vendedor a la hora de cerrar un precio inicial de salida y gestione el cierre de la operación.

¿Cuáles son las razones de ese rechazo?

Razón número 01. Por motivos económicos. Muchos particulares no están dispuestos a soportar honorarios que pueden llegar a ser superiores al 12% del precio inicial de venta si se acumulan la comisión que se cobra al vendedor y la comisión que se cobra al comprador.

Recuerda que en materia de comisiones no existe una regulación específica por lo que cada inmobiliaria tiene su propia política.

Razón número 02. Falta de transparencia e información. En muchas ocasiones no existe transparencia en la información sobre las condiciones económicas y honorarios. En la mayoría de las webs de inmobiliarias tradicionales resulta imposible o de muy difícil acceso obtener información sobre sus honorarios y comisiones sobre venta, compra e intermediación financiera.

Razón número 03. Desconocimiento del sector proptech y de la existencia de otras alternativas como las inmobiliarias digitales. Somos conscientes de los avances realizados durante los dos últimos años, pero es una realidad que el sector proptech tiene que hacer un gran esfuerzo por demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera, que se puede cobrar un importe fijo “razonable” y prestar un servicio profesional y plenamente satisfactorio para el cliente.

Hagamos una prueba

1º Piensa en dos o tres inmobiliarias tradicionales. ¿Sabes qué comisiones cobran?

2º Piensa en dos o tres inmobiliarias digitales. ¿Sabes cuáles son sus honorarios?

Pasos a seguir y puntos a valorar para no equivocarte en tu elección:

Con independencia de la información comercial que te hagan llegar, antes de tomar una decisión solicita un borrador del contrato y revísalo.

 A) SOBRE LOS HONORARIOS DE UNA INMOBILIARIA TRADICIONAL:

 

1.- Confirma el porcentaje de comisión por la gestión de venta. (En relación con este tema la media será entre un 3% y un 6% sobre el precio inicial de venta).

El primer efecto negativo del cobro de comisiones es que la gran mayoría de los vendedores no están dispuestos inicialmente a soportar ese coste y lo añaden al precio inicial de venta y el comprador lo sabe.

Aquí es donde surge el primer problema, pues si el particular ha valorado correctamente su vivienda y pide por ej. 200.000€ siendo su precio real de mercado 195.000€, no tendría mucho sentido que una inmobiliaria incrementase su precio en un 5% hasta 210.000€.

El segundo problema llega cuando hay que realizar ajustes a la baja, porque la vivienda no tiene visitas, no hay ofertas, etc, etc…

Y el último problema llega cuando la oferta que se recibe está por debajo del precio inicial fijado por el vendedor. Recordemos que nuestro vendedor quería 200.000€, pero finalmente la única oferta que se recibe es de 190.000€. ¿Quién soporta realmente la comisión? ¿Y el margen de negociación de vendedor y comprador?

Aceptar pagar comisiones tan altas reduce los márgenes de negociación.

2.- Confirma el porcentaje de comisión que se cobra al comprador.

La mayoría de los vendedores se preocupan de su situación, pero olvidan confirmar la situación de sus futuros compradores. Es preciso conocer si la inmobiliaria cobrará comisión al comprador y si los servicios financieros que se prestarán al comprador estarán sujetos a comisión.

Esta práctica es legal si las partes están informadas.

Hay agencias que hacen muy bien su trabajo e informan al cliente de sus condiciones e informan de la comisión que cobran al vendedor, al comprador e incluso si cobran comisión por la intermediación financiera.

El problema surge cuando no se informa o se omite dicha información alegando que los honorarios que la agencia cobra al comprador no afectan al vendedor.

B) SOBRE LOS HONORARIOS DE UNA INMOBILIARIA DIGITAL:

1.- Confirma el importe de los honorarios por la gestión de venta. La mayoría cobramos un importe fijo, pero otras segmentan paquetes por lo que resulta conveniente calcular el coste definitivo de los servicios contratados. Otras establecen diversos importes en función del precio de la vivienda. Confirma si dicho importe incluye o no el IVA.

El principal efecto positivo de los costes fijos de las inmobiliarias digitales es que la mayoría de los clientes soportan dicho coste no repercutiéndolo en el precio de venta de la vivienda.

Por otro lado, las condiciones económicas son conocidas por el comprador desde el principio lo que evita suspicacias y temores por sobrecoste de honorarios.

 2.- Confirma si el comprador tiene algún coste por sus servicios. No es habitual que existan costes para el comprador, pero no esta de más solicitar información al respecto.

Finalmente, haz balance de los servicios ofrecidos por la inmobiliaria tradicional y la comisión que cobra y los servicios que presta una inmobiliaria digital y su coste fijo.

Nosotros lo tenemos claro, ¿y tú?

Desde inmoversion hemos desarrollado un módulo de calculadora inmobiliaria donde puedes valorar el coste de las comisiones de una determinada agencia y comprobar in situ el ahorro que puede suponer librarte del pago de comisiones.

Recuerda:

1º.- Confirma la comisión que se cobra al vendedor.

2º.- Confirma la comisión que se cobra al comprador.

3º.- Confirma la comisión que se cobra al comprador por asesoramiento financiero.

Si el trabajo que debe realizarse para promocionar y vender una vivienda es muy similar con independencia del precio de esta, ¿está justificado cobrar una comisión? En inmoversion pensamos que no.

Accede aquí a la calculadora inmobiliaria de inmoversion

Compartir Post