¿Inmobiliarias con exclusiva o sin exclusiva? Se trata de una de las primeras decisiones que se deben tomar cuando se decide vender una vivienda. Y, aunque el modelo tradicional, ha sido principalmente la exclusiva, las nuevas inmobiliarias online han apostado por nuevos modelos, que permiten ampliar las oportunidades del vendedor. 

Inmobiliarias con exclusiva

Muchos particulares tienen claro lo que supone trabajar en exclusiva con una agencia inmobiliaria. Desde inmoversion somo contrarios a trabajar en exclusiva pues supone la pérdida total de control y es contrario al espíritu disruptivo de las Proptech.

No compartimos esa forma de trabajo, pero entendemos que muchas inmobiliarias tradicionales y digitales mantengan ese modelo de negocio. Es responsabilidad del vendedor obtener información sobre la forma de trabajo de cada inmobiliaria y en ultimo lugar, elegir la que más convenga a sus intereses.

El mayor problema de la exclusiva es que limita las posibilidades de venta del vendedor durante el plazo de duración de esta. Si además le añadimos que no suele contemplarse un mecanismo que permita rescindir el contrato si los vendedores no ven cumplidas sus expectativas (número de visitas, ofertas ,etc), resulta que se encuentran sin margen de maniobra.

Inmobiliarias como agente único

Este modelo de gestión adoptado por numerosas inmobiliarias surgió como un paso intermedio ante la demanda de muchos particulares de querer gestionar directamente la venta de su vivienda y no cerrar esa posibilidad.

Mediante un encargo de agente único la inmobiliaria permite que el vendedor pueda seguir vendiendo su vivienda, pero tiene una exclusiva en cuanto a agencias inmobiliarias, es decir, durante el tiempo que dure el contrato, ningún otro profesional inmobiliario podrá vender la vivienda.

A la hora de la verdad, se ofrece como un modelo ideal donde el vendedor tiene plena libertad para vender, pero realmente se limita su capacidad de gestión al vincularse en exclusiva a una inmobiliaria, que tiene mucho por demostrar.

El problema de las exclusivas, sea el modelo que sea, es que no hay reciprocidad en los riesgos que asume cada parte.

La inmobiliaria no asume riesgo alguno y, sin embargo, el vendedor asume el riesgo de vincularse con una inmobiliaria que puede que no cumpla con sus expectativas.

¿Mejor de particular a particular? Sí, pero contando con ayuda

Desde inmoversion estamos convencidos que el vendedor debe tener plena libertad para decidir como gestionar la venta de su vivienda, y para ello resulta conveniente no asumir grandes compromisos ni limitaciones, máxime si no tenemos garantizados los resultados. Lo que sí resulta conveniente es contar con asesoramiento, pues se trata de la venta de uno de los principales activos que una persona o una familia tiene. En ocasiones, el más importante.

Te recomendamos:

¿Qué deben ofrecer los asesores inmobiliarios?

Compartir Post