Home staging significa “puesta en escena de una casa”, y es que esta técnica se trata verdaderamente de una puesta en escena y sus orígenes están en el teatro.  

No consiste en reformar una casa… el home staging es algo así como maquillar una vivienda. 

Barbara Schwarz, una agente inmobiliaria afincada en el estado de Washington, y con experiencia en el mundo del teatro, se dio cuenta de que, para que sus clientes consiguieran subir el precio de venta de sus viviendas, era necesaria someterlas a una puesta en escena.  

Así, inició esta corriente en Estados Unidos en los años 70 y esta se ha extendido por el mundo. De hecho, numerosos agentes inmobiliarios van al país anglosajón a formarse con su creadora.  

En España, se popularizó tras la crisis inmobiliaria, iniciada en 2008. Las inmobiliarias, al enfrentarse a un mercado más competitivo, optaron por estrategias más innovadoras para sobrevivir, y el home staging fue una de ellas.  

¿En qué consiste el home staging? 

No hay una definición oficial, y su expansión por diferentes ciudades y empresas ha hecho que surjan significados y niveles de home staging diferentes. Pero sus principales diferencias con la reforma de una casa son las siguientes: 

1) Está enfocado siempre a vender la vivienda; por lo tanto, se intenta arreglar lo esencial, pero sin gastos innecesarios. 

2) Se apuesta por estilos de decoración neutros, para que puedan gustar al mayor número posible de potenciales compradores.  

A partir de ahí, hay distintos niveles. Puede que se lleve a cabo una simple limpieza y la eliminación de objetos cotidianos de los actuales dueños o puede que se necesite una inversión financiera, para pintar, reparar, mejorar el paisajismo y agregar muebles y plantas para darles a los compradores potenciales una idea de cómo sería su nuevo hogar. 

Paso a paso 

Estos son algunas acciones que debes llevar a cabo para un home staging adecuado, antes de vender: 

1) Conoce a tu comprador. Aunque no sepas quién será, un estudio exhaustivo del mercado en el que se venderá tu vivienda, te ayudará a obtener detalles sobre quiénes tienen más posibilidades de comprarla. Saber si serán personas jóvenes o mayores, conservadoras o innovadoras, de alto o bajo poder adquisitivo, te ayudará a decorar la casa según sus intereses.  

2) Comienza por el núcleo. Sin meterte en llevar a cabo una nueva instalación eléctrica o cambiar las tuberías, repara los detalles de mantenimiento necesarios, por ejemplo, un grifo que gotea, un enchufe que dejó de funcionar, una grieta en la pared que no se resanó.  

3) Haz una limpieza en profundidad. Es necesario ir más allá de cómo solemos hacerlo en el mantenimiento cotidiano de una casa. Es recomendable adquirir productos especiales o contratar la ayuda de un profesional para, por ejemplo, eliminar las manchas de cal en el baño, el óxido en las paredes, etc.  

4) Vacía y organiza las habitaciones. Los potenciales compradores cuando visitan una vivienda quieren ver cómo sería su vida en esa casa. Cuantos más elementos personales eliminemos y cuanto más neutra sea la decoración, más sencillo será para ellos.  

5) Apuesta por espacios diáfanos. Si la casa está amueblada o la amueblas para mostrarla, hazlo con un estilo neutro y minimalista. A menor cantidad de muebles, más amplia y luminosa se verá la casa. 

6) No te olvides de los exteriores. El acceso a la vivienda será lo primero que los visitantes verán y marcará la forma en que vean el resto de la casa. Recursos como pintar la puerta, limpiar el suelo con productos especiales o poner plantas harán la diferencia. 

El home staging es una tendencia en alza en España y están surgiendo compañías especializadas en este tipo de estrategias. Ya sea por tu cuenta o con la ayuda de un profesional, diseñar un buen proyecto de home staging te ayudará a vender tu casa a un precio más alto y en un periodo de tiempo más corto. 

Te recomendamos: 

Inmobiliaria tradicional o digital. Guía completa

Los barrios trending de Madrid

 

Compartir Post