Partimos de la base de que la compra de una vivienda se practica por pura y absoluta necesidad y que cualquier periodo del año puede ser positivo si se halla la oportunidad deseada. Sin embargo, algunos expertos nos indican que existen lapsos de tiempo claves, por eso os contamos cuál es el mejor momento para comprar una vivienda.

El verano, un buen momento para comprar una vivienda

Por ejemplo, el verano se ha erigido como uno de los mejores momentos para comprar una casa. Y es que los posibles clientes cuentan con un periodo vacacional en el cual tienen disponibilidad absoluta para dedicarse a visitar inmuebles.

A esta práctica se une una mayor tranquilidad y perspectiva para meditar y ejercer una decisión tan importante, ya que la adquisición de un nuevo hogar suele desembocar en situaciones de estrés.

Aparte, durante el estío se revisan objetivos y bastantes familias optan por el cambio de vivienda, ya sea para mudarse a un piso más grande o a una urbanización con equipamientos de todo tipo y condición. Una casa que tiene piscina, jardín o pista de pádel llama la atención a muchos más probables compradores, sobre todo en verano.

También es de destacar que los portales inmobiliarios siguen funcionando a pleno rendimiento. Los consumidores que visitan estos portales son clientes potenciales que están interesados en la inversión en una nueva vivienda.

Además, en verano la oferta es claramente mayor y hay más competencia, lo que hace que aumenten las posibilidades de negociación.

Otoño, otro periodo a tener muy en cuenta

No obstante, el otoño significa la vuelta a la rutina y las costumbres habituales. Muchos compradores ven en este periodo de tiempo una segunda ocasión para cumplir con nuevos propósitos, siendo uno de ellos el plantearse cambiar de hogar.

De hecho, empezar el nuevo curso escolar dentro de una nueva vivienda es la mejor manera de iniciar el proceso de renovación que se da al crear una nueva rutina, cambiar los hábitos, aclimatarse a una nueva zona de la ciudad o, simple y llanamente, reducir gastos o aumentar los miembros que componen el núcleo familiar.

Lo anteriormente expuesto está sustentado por los datos. Y es que, según el Ministerio de Fomento, durante el último periodo del año la compra de casas se activa, sobre todo las que son de obra nueva. En 2018, el cuarto trimestre representó el momento del curso en el que hubo más compraventa de vivienda libre, con 16.257 transacciones. Esto es un 57% más que lo resultado en el primer trimestre de ese año (10.338), un 30% más que el segundo (12.528) y 38% más que el tercero (11.814).

¿Por qué comprar una vivienda en otoño?

Pero es que, incluso, podemos expresar hasta cinco razones de peso por las que adquirir una vivienda en otoño. Son las siguientes:

  • El periodo vacacional de verano es la época perfecta para buscar, mientras que el otoño significa el momento adecuado para comprar en base a lo que hemos investigado.
  • En otoño el euríbor (indicador de referencia de las entidades bancarias para fijar el tipo de interés de los préstamos hipotecarios en España) suele permanecer en niveles mínimos.
  • Los bancos entran en una carrera por ver quién ofrece la hipoteca más apetecible durante el otoño.
  • El periodo otoñal es una ocasión dulce para adquirir obra nueva, como así lo reflejan los datos mostrados por el Ministerio de Fomento.
  • Por último, el otoño representa una buena oportunidad para acometer reformas en una casa, dado que la gran mayoría de los profesionales de este sector vuelve a trabajar a pleno rendimiento.
Compartir Post