Tener mascotas es una buena razón para comprar vivienda en lugar de alquilar, ya que en Madrid es cada vez más difícil alquilar un piso con este tipo de compañía. 

Una búsqueda rápida en los portales de alquiler de vivienda más conocidos arroja que menos de un 10% de las viviendas admiten mascotas 

Así que, con el aumento de los alquileres, tener mascotas podría ser un motivo más para apostar por comprar una propiedad en lugar de alquilarla. 

¿Qué dice la ley sobre las mascotas en casas?

El alojamiento de mascotas en casas de alquiler, como tal, no está regulado en España, y en principio no está prohibido.  Sin embargo, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que es la que regula los contratos de alquiler, sí deja abierta la posibilidad de que el propietario establezca una serie de limitaciones en el acuerdo, entre las que cabe la posibilidad de prohibir la entrada de mascotas a su inmueble. 

Concretamente, en el artículo 4.2  de la LAU se especifica que “los arrendamientos de vivienda se regirán por los pactos, cláusulas y condiciones determinados por la voluntad de las partes”.  

Este artículo, por tanto, hace posible que el arrendatario prohíba la tenencia de mascotas. Sin embargo, la existencia de este artículo también significa que, si no se manifiesta expresamente que no se admiten mascotas en un contrato de alquiler, entonces el inquilino puede tenerlas. 

También existe la posibilidad de que el propietario establezca en el contrato que se pueden tener mascotas en la vivienda. En este caso, tiene derecho a establecer requisitos específicos, como por ejemplo contratar un seguro específico por parte del arrendatario. 

La casa ideal para mascotas

Si finalmente te decantas por comprar una casa, para evitar problemas al alquilar con mascota, elije la casa adecuada. A continuación, te contamos algunos requisitos con los que debería de cumplir la vivienda.  

Suelos resistentes. Busca materiales como concreto, baldosas o porcelana, piedra, vinilo, laminado o corcho, que no se rayen fácilmente ni se estropeen con los líquidos.  

Espacio que asignar a una mascota. La manera más fácil de convivir con una mascota es garatizándose de que tiene su propio espacio, en el que se sienta cómoda y se le pueda apartar cuando sea necesario. Lo ideal es buscar una casa con jardín, pero si no también puede ser una terraza o un patio. 

Vistas exteriores y luz. Las mascotas, como las personas, necesitan luz y en los espacios demasiado encerrados se agobian. Si planeas tener mascotas en una casa, lo mejor es que tenga ventanas exteriores, por las que entre la luz.  

Buena ventilación. Las mascotas, aunque estén bien entrenadas, cuidadas y limpias, siempre tienen un olor fuerte, así que es recomendable buscar una casa con buena ventilación.  

Espacio para el baño. Si tienes una mascota, sobre todo si es un perro grande, es aconsejable buscar una casa con ducha al aire libre, un lavadero con fregadero industrial o un segundo baño que se pueda utilizar como ducha o bañera para el animal. 

Un barrio pet-friendlyAdemás de las características de la casa, busca que esté ubicada en un barrio agradable para las mascotas, donde puedas llevarlo a pasear, donde haya parques con zonas para mascotas y vecinos con animales.  

El aumento de la demanda en la vivienda de Madrid, así como la gentrificación, son fenómenos que provocado que los arrendadores puedan ser más exigentes a la hora de elegir a los inquilinos para sus propiedades, y uno de los factores en los que más se evidencia esta tendencia es en la admisión o no de mascotas. Por eso, si eres un amante de los animales, quizá te conviene pensar en adquirir tu propia vivienda. 

Te recomendamos las siguientes lecturas: 

Segundo real decreto en materia de vivienda. ¿A la segunda va la vencida?

 

 

Compartir Post