Los propietarios de viviendas a menudo se enfrentan a un problema bastante común: las grietas en las viviendas. La situación de observar una grieta en la pared puede llegar a ser en muchas ocasiones frustrante y estresante, ya que una vez visible son muchas las preguntas que se nos pueden venir a la cabeza. Qué tan grave es y si esa grieta puede llegar a necesitar una reparación de cimientos, son solo algunas de ellas.

A pesar de ello, es importante no entrar en pánico instantáneamente cuando veas una grieta en la pared o techo. Y es que, afortunadamente, la mayoría de ellas son completamente normales en todo tipo de casas, incluso en las nuevas construcciones en las cuales son simplemente una señal de que la casa se está asentando. Otras causas de las grietas incluyen cambios en los niveles de temperatura o humedad y vibraciones del tráfico si vives cerca de una carretera rápida o con mucho tráfico.

Sin embargo, es cierto que algunas fisuras pueden ser más largas y profundas que otras y dar lugar a grandes estados de preocupación. Para saber cómo actuar si sale una grieta en tu vivienda, hoy en Inmoversion, te indicamos cuándo debería empezar a preocuparte una fisura o grieta. ¡Sigue leyendo!

¿Cuándo debería empezar a preocuparte las fisuras o grietas en las viviendas? 

Las grietas más pequeñas generalmente no son motivo de preocupación. Ahora bien, las grietas más anchas, las que corren sobre las puertas o las que corren en diagonal en lugar de verticalmente pueden ser signos de que está sucediendo algo más serio.

Las grietas finas de menos de un milímetro de ancho o las grietas leves de entre uno y cinco milímetros generalmente no suponen ningún peligro, simplemente que se hacen notar a nivel estético. Si tienes en tu vivienda alguna de este tipo, tan solo será necesario que la rellenes y la pintes, ya que son grietas que se dan en el yeso y no en la pared misma.

Ahora bien, si en tu vivienda visualizas alguna grieta entre cinco y quince milímetros de ancho, la causa podría ser más grave que simplemente yeso seco o una casa que se está asentando. Pero, sin duda, una pared dañada se consideraría grave cuando la dimensión de la grieta tiene unos 25 milímetros o más de ancho, ya que podría ser un signo de daño estructural o hundimiento de los cimentos de una casa. Una grieta de este calibre podría hacer que la vivienda o edificio necesite un trabajo serio, como apuntalamientos para garantizar su estabilidad.

Las grietas en diagonal, otro motivo de preocupación

Las grietas verticales rectas se forman típicamente cuando el yeso se expande con la humedad y se encoge al secarseEstas son normales y se pueden encontrar en viviendas de obra nueva. Por el contrario, las grietas irregulares que se mueven en una dirección diagonal o que parecen un conjunto de escaleras subiendo por la pared pueden ser un signo de movimiento estructural pueden ser un poco más graves que las grietas que corren hacia arriba y hacia abajo 

Si en tu vivienda tienes grietas en diagonal, debes observar qué tan larga y profunda es la grieta y llamar a un ingeniero estructural para recibir asesoramiento sobre la gravedad del problema. 

Si puedes ver la luz del día a través de la grietaotro motivo de preocupación

Una grieta que permita que la luz del día entre en tu hogar podría ser motivo de intranquilidad. Este tipo de grietas se dan cuando toda la pared se ha movido y no solo de un lado. Si visualizas en tu vivienda alguna de este tipo, no dudes en contactar con un especialista del sector para conocer su gravedad.

Por tanto, tras esto, podemos concluir este artículo afirmando que si ves en tu vivienda un elevado número de grietas, grietas profundas o aquellas que son diagonales, habla con una empresa de reparación de cimientos para obtener asesoramiento.  Solo de este modo se podrá realizar una inspección de los cimientos y aquellas reparaciones necesarias lo antes posible para evitar que los problemas empeoren.

Compartir Post