Las casas y pisos en la actualidad son más ruidosas: la concentración de viviendas, el crecimiento en la construcción de edificios en detrimento de los chalets, el uso de materiales menos sólidos son solo algunos de los motivos. Por eso, para poder crear un ambiente agradable y saludable en el hogar, es conveniente recurrir a algunos materiales y estrategias que conseguirán mantener el ruido alejado. 

La física del sonido

Antes de describir qué soluciones ayudan a reducir el ruido, es preciso entender que este término se refiere al sonido no deseado. Y para saber por qué se produce es conveniente comprender algunos principios del funcionamiento del sonido.  

  • Los sonidos graves (con longitudes de onda largas) y los agudos (con longitudes de onda cortas) se ven afectados de manera diferente por los materiales con los que contactan. 
  • Las superficies más duras tienden a rebotar frecuencias agudas y de rango medio, mientras que las superficies más suaves tienden a absorberlas. Por esto, muchos de los materiales aislantes contienen al menos una capa de foam. 
  • Las grandes superficies planas, como paredes y pisos, tienden a resonar más con los sonidos graves, ampliando la difusión de estos sonidos. 
  • Las superficies planas tienden a rebotar las ondas de sonido, provocando reverberación en el ambiente, es decir la permanencia de un sonido por un tiempo prolongado. 
  • Si hay superficies paralelas, se produce eco, es decir, una multiplicación del sonido. 
  • Las superficies irregulares dificultan la reverberación. Es por esto que se suelen usar cartones de huevos para aislar el sonido o materiales con la misma estructura, por ejemplo, en estudios de grabación.  
  • La reverberación también es obstaculizada si las superficies planas cercanas no son paralelas.  

Cómo aislar el ruido en las casas y pisos

Las soluciones para expulsar o reducir el ruido en las viviendas se basan en los principios de comportamiento del sonido mencionados antes. También se inspira en estas reglas el diseño de los materiales a los que se recurre en el sector inmobiliario para construir inmuebles con una acústica adecuada para permitir a sus inquilinos una vida saludable.  

A continuación, analizamos algunos recursos que permiten conseguir el ambiente acústico deseado. 

Usar materiales de textura blanda o esponjosa

Estos absorben el sonido, y evitan la reverberación. Entre los más comunes están: 

  • Manta de fibra de vidrio: se usa como aislante térmico y acústico en pisos, paredes y techos. 
  • Celulosa: debido a su porosidad, consigue funcionar como un buen aislamiento acústico. Además, funciona también como un aislante térmico. 
  • Insoplast: es un material poroso de betún modificado con elastómeros. Se usa para paredes y techos. 
  • Técnica multicapa: como su nombre indica, se colocan varias capas de material absorbente y aislante pegadas sobre la pared, hasta alcanzar un grosor de 5 cm. 
  • Cemento de ladrillo: aplicar una capa de cemento de 1 cm de grosor es el mejor aislamiento acústico en opinión de múltiples expertos del sector inmobiliario. 

Instalar puertas y ventanas de materiales aislantes en las casas y pisos

Las puertas y las ventanas son las superficies que suelen dejar entrar a la casa la mayor cantidad de ruido. Y para evitarlo existen materiales aislantes para estos elementos de la vivienda. 

Cada vez es más común que las puertas interiores sean huecos. Esta estructura reduce los costes y facilita su movilidad. Sin embargo, provoca que se conviertan en transmisores muy eficientes del ruido. Por eso, es conveniente optar por puertas con núcleo de aglomerado o de madera maciza.  

En cuanto a las ventanas, es preciso recurrir a materiales aislantes, tanto para evitar la entrada de ruido al hogar como para aislar el calor y el aire fresco y disminuir así el uso de la calefacción o del aire acondicionado.  

Los materiales utilizados para fabricar las ventanas se clasifican según unos valores U. Cuanto más bajo sea el valor U, más aislante es el material, y por tanto la ventana.  

En definitiva, la elección adecuada de los materiales de construcción es un elemento imprescindible para diseñar una casa con un ambiente acústico adecuado. Después, se pueden optar por otras medidas para paliar los efectos del ruido, en la selección de los muebles y elementos como cortinas, por ejemplo. Pero, esto no sustituirá nunca a una construcción adecuada. 

Te recomendamos:

Cómo crear un ambiente agradable en tu vivienda

Reformas para aumentar el valor de tu vivienda

Compartir Post