Cuando se trata de vender tu casa, toda medida es poca. Para conseguir una buena venta, tienes que estudiar cada detalle para valorar tu casa y adaptarla al precio del mercado, pero hay algunas reformas, ya sea mayores o menores, que podemos llevar a cabo para aumentar su valor de venta. Te desvelamos algunas de esas reformas que aumentan el valor de tu casa. 

 ¿Ya tienes tu casa puesta a la venta en el mercado inmobiliario y tardas demasiado en conseguir que se venda? Hay ciertos aspectos que hace que los compradores no se decidan por determinados inmuebles. Estas son algunos de los más comunes que suelen necesitar una reforma o renovación en las viviendas: 

  • Reformar el baño y/o la cocina: son las estancias que más sufren con el uso y el paso del tiempo y también en las que más se fijan los compradores potenciales a la hora de comprar casas. Por eso es buena idea invertir algo más, sobre todo en estos elementos: 
  1. Cambiar la bañera por un plato de ducha. 
  2. Cambiar el inodoro. 
  3. Renovar o pintar los azulejos. 
  4. Sustituir la encimera de la cocina. 
  5. Cambiar los armarios y elegir unos modernos, acorde con el resto de la decoración de la casa.

 

  • Añadir armarios empotrados: el espacio de almacenaje de una vivienda es un aspecto atractivo para los compradores, especialmente para familias con niños. Añadir capacidad de almacenamiento sin restar espacio a la estancia, algo que posibilitan los armarios empotrados, aumentará significativamente el valor de las viviendas y destacará la tuya en el mercado de venta de pisos.

 

  • Añadir un baño extra: se trata de una reforma costosa, pero añadirá un valor muy significativo a tu vivienda. No tiene por qué tratarse de un baño completo; con un aseo con inodoro y lavabo aportarás un valor añadido muy importante al inmueble, sobre todo si se trata de una casa de más de una planta.  

 

  • Instalar placas solares: otro aspecto muy atractivo de los inmuebles para un comprador potencial es la posibilidad de ahorrar en el consumo eléctrico. Mediante la instalación de placas solares añadimos ese valor a la vivienda y hacemos que sea más sostenible. 

 

  • Cambiar el suelo: es, junto con la reforma del baño y la cocina, una de las mayores inversiones respecto a reformas de las viviendas. Dará un aire completamente diferente a las viviendas en venta, sobre todo si va en armonía con la decoración. 

 

  • Añadir luminosidad: podemos añadir luminosidad a la casa introduciendo más paneles de cristal, por ejemplo algunas puertas o paredes que dividan ambientes. También podemos fomentar la luz de la vivienda mediante ciertas técnicas o estilos decorativos. 

 

Pequeñas reformas que también revalorizan tu casa

Ahora bien, ¿y si no queremos realizar una reforma costosa? Entonces, la decoración y las reformas menores serán nuestras grandes aliadas a la hora de introducirnos en el mercado de venta de pisos. Los cambios en la distribución de los muebles y la vivienda pueden suponer una revalorización de esas viviendas en venta, si bien nunca tanto como las derivadas de una reforma más amplia. Algunas renovaciones muy sencillas son: 

  • Cambiar la mampara de la ducha 
  • Reinventar una estancia que no frecuentemos y darle un nuevo uso 
  • Cambiar cortinas y alfombras de cara a las visitas de los posibles compradores 
  • Sustituir las bombillas y lámparas tradicionales por apliques de luz en determinadas estancias 

 

Antes de tomar la decisión de una reforma, es importante valorar hasta qué punto añadirá valor a la venta. Para ello, contar con una valoración de vivienda profesional nos ayudará a tomar la mejor decisión y a obtener un buen retorno de la inversión.  

Te recomendamos:

6 razones por las que no consigues vender tu casa

Cómo establece el valor de tu vivienda un consultor inmobiliario

Compartir Post