Cuando nos disponemos a poner nuestra vivienda en venta, seguramente hayamos valorado muchos elementos: a qué precio la podemos vender, cuánto beneficio sacaremos, si es necesario hacer alguna reforma… Pero, cuando llegan las visitas, ¿qué tenemos que preparar para causar una buena impresión o, mejor dicho, que nuestra casa cause buena impresión? En este artículo te damos algunos consejos para preparar una vivienda en venta y que cause sensación entre los posibles compradores. 

La visita es un paso decisivo del proceso de compra de una vivienda en venta, pues es donde los potenciales compradores podrán imaginarse a sí mismos residiendo en las viviendas y donde podrán decidirse por fin a realizar una oferta al vendedor. Valora tu casa antes de programar una visita y presta atención a aquellos elementos que, por sencillos, pueden pasar desapercibidos, y sin embargo son decisivos en la primera impresión que se lleva el posible comprador de nuestra casa. 

Cómo preparar una vivienda en venta de cara a una visita

Para preparar la casa antes de la venta de vivienda y sobre todo de una visita, la limpieza es muy importante. Algunos elementos a los que tenemos que prestar especial atención son los siguientes: 

  • Las ventanas: Queremos que las viviendas se vean lo más luminosas posible, y no será posible si las ventanas están llenas de manchas y polvo. Merece la pena, si no tenemos tiempo nosotros mismos, invertir en la contratación de una empresa de limpieza para estos pequeños detalles.  
  • La cocina: Como ya os hemos mencionado en otros artículos, es una de las estancias en las que más se fijan los compradores durante una visita, y en general a la hora de decidirse a comprar una vivienda en venta. Es buena idea valorar si se debe llevar a cabo alguna reforma, pero, sino, pequeñas renovaciones como cambiar los tiradores de los armarios y limpiar a fondo la vitrocerámica darán otro aire a la cocina. Por supuesto, limpiar la nevera y el microondas, vaciar y limpiar a fondo los armarios y retirar cualquier resto de suciedad de los mostradores son acciones imprescindibles de cara a una visita. 
  • El suelo y las paredes: En un primer vistazo, son los elementos que saltan a la vista, y más cuando se trata de un comprador potencial. Debemos procurar que el suelo esté lo más brillante posible, ya sea con productos o con soluciones caseras, como una mezcla de vinagre con agua caliente, aunque depende del tipo de suelo que tengan las viviendas. En cuanto a las paredes, lo más rápido y efectivo es una mano de pintura en tonos neutros, aunque sea en las estancias principales. 
  • Los olores: Aunque no sea estrictamente un asunto de limpieza, es importante que no queden olores fuertes y/o desagradables. Evita cocinar el día antes de una visita y emplea ambientadores o velas aromáticas de olores sutiles y suaves. 

 

Bien, ya tenemos la vivienda limpia para nuestra visita. ¿A qué otros pequeños detalles debemos prestar atención? 

  • Retira los objetos decorativos o muebles que den a la vivienda en venta una apariencia recargada: fotografías familiares, recuerdos… Ten en mente que el objetivo es que el comprador pueda imaginarse viviendo en la casa, y no podrá hacerlo si en todas las estancias hay señales de que alguien ya vive allí. 
  • Pon toallas, alfombrillas y cortinas en el baño de colores neutros, para que la casa dé la impresión de estar lo más organizada posible. 
  • Las cortinas y la ropa de cama deben estar limpias y, si es posible, que sean de colores claros y neutros, sin estampados. 

Y un último consejo: antes de cada visita, pasea por la vivienda en venta y valora tu casa y cada estancia con los ojos de alguien que la ve por primera vez y que valora comprarla.  

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Descubre los factores que más se tienen en cuenta para comprar casas

6 razones por las que no consigues vender tu casa

Compartir Post