Comprar casas requiere de una planificación y para ello el comprador suele tener en cuenta numerosos factores que varían según sus necesidades y su estilo de vida. El mercado inmobiliario cambia constantemente y tanto compradores como vendedores modifican sus estrategias y sus preferencias acerca de las viviendas, ya que ahora la inversión de una compra se hace con más precaución.  

Por eso, de cara a la venta de casas, es importante conocer los factores más importantes en la compra de casas.

Factores que más se tienen en cuenta para comprar casas

Los elementos en los que se fijan los compradores, ya sea en un anuncio inmobiliario o durante la visita, varían en función de las particularidades de cada potencial comprador. Entre los más comunes se encuentran: 

  • El precio de la vivienda en venta: Los compradores suelen establecerse a sí mismos y a las inmobiliarias un límite sobre lo que pueden permitirse, es decir, el precio máximo que pueden pagar por las viviendas. La compra de viviendas supone una inversión importante que se planifica con cuidado. 

 

  • El barrio: Es otro de los factores decisivos a la hora de comprar casas. No solo se tienen en cuenta los servicios de los que dispone (farmacias, parques, colegios…), sino que los precios de las viviendas varían en función del barrio en que se encuentren. 

 

  • Distribución, tamaño y posibilidades de la vivienda en venta: El número de habitaciones y baños, la distribución de las estancias… son factores que tienen peso en la compra de viviendas. El comprador querrá una casa que se adecúe a sus planes de futuro. Para evitar que los pequeños defectos desanimen a los compradores potenciales, es importante dar respuesta durante la visita a las carencias que tenga la casa con alternativas y posibilidades (por ejemplo, este baño podría ampliarse, aquí se podría construir otro dormitorio…). 

 

  • Estado y condiciones: Las fotografías del anuncio son muy importantes porque funcionan como un primer “filtro” para el comprador. Sin embargo, la realidad se debe corresponder con las imágenes, así que deben ser lo más realistas posible. A la hora de hacer las fotografías, tendremos que plantearnos si la vivienda en venta necesita una mano de pintura, una pequeña reforma o un cambio en la decoración. 

Debemos dar especial importancia al estado de la cocina y el baño, pues son las estancias que más sufren con el paso del tiempo y en las que más se suelen fijar los compradores. 

  • Extras: Un garaje, una terraza, un trastero… añaden valor y atractivo a las viviendas. 

 

  • Calidad de electrodomésticos y otros elementos: Se trata de un factor importante porque durante la visita el comprador se fijará en estos detalles. Un nuevo frigorífico o una vitrocerámica reparada pueden marcar la diferencia entre otra visita más o una venta de casas provechosa. 

 

Precio y espacio, los factores decisivos para los compradores

La clave para que los compradores se interesen en un primer momento por tu vivienda está en un buen equilibrio entre el precio y el espacio. Es decir, que las condiciones de la vivienda en venta se adecúen a su precio. Para ello debes realizar previamente un estudio de mercado, teniendo en cuenta la zona y otras viviendas similares a la tuya, y establecer así el precio adecuado.  

¿Cómo llevar este estudio a cabo? No es tarea fácil; por eso, contar con el trabajo de las inmobiliarias es imprescindible para que lleven a cabo una valoración de la vivienda y así consigas la mejor venta posible y tu comprador consiga lo que busca en una casa.  

Antes que nada, valora las posibles reformas y si añadirán valor a tu casa, ya que pueden marcar la diferencia y darle ese plus atractivo a tu propiedad.  

Te recomendamos:

Reformas para aumentar el valor de tu vivienda

6 razones por las que no consigues vender tu casa

Compartir Post