Conseguir una nueva casa es sin duda un motivo de ilusión, sin embargo, mudarse es algo que suele generar estrés en casi todas las personas. 

Afortunadamente, existen algunas medidas que puedes adoptar para controlar al máximo la situación y que esta se convierta en una causa de agobio.  

Planificar

Mudarse pude ser abrumador porque son demasiadas cosas las tareas que hay que llevar a cabo. Por eso, lo mejor es empezar por crear un listado en donde se indique todos los pasos que se tendrán que realizar.  

A partir de ese listado, es recomendable diseñar un plan de acción con unos horarios semanales que se destinarán a la mudanza. Y, sí, semanales. Porque una mudanza es compleja, y lo mejor es organizarla durante varias semanas. 

Pide ayuda a amigos y familiares

Parece obvio, pero a veces nos olvidamos de pedir ayuda a las personas más cercanas a nosotros. Ya sea para empacar cajas o para acompañarnos un rato y ayudarnos a relajarnoses conveniente contar con amigos y familiares para que participen en el proceso. 

¿Todo bajo control?

En una mudanza participan varias personas y su actividad depende de muchos factores, por esto es casi imposible que no surjan imprevistos. Desde un atasco que provoque que el camión llegue más tarde de lo esperado hasta que falten cajas para empacar. Por eso, lo mejor es que contemples un tiempo extra para resolver cualquier imprevisto. 

Caja personal

Es recomendable que la primera caja la destines a objetos personales y documentos importantes que puedas necesitar durante la mudanza. Durante las semanas que vayas preparando la mudanza, mete ahí todo lo necesario para los días de cambio de casas. Y mantén esa caja siempre ubicada y separada del resto de la mudanza, ya que después podría perderse entre las demás cajas. 

Reserva todo por adelantado

Si vas a necesitar contratar servicios como una empresa de mudanzas, un albergue para mascotas o una empresa especializada en transportar instrumentos musicales, es importante que los reserves con tiempo y coordines los periodos de recogida y entrega de manera eficiente. 

Limpieza

Contempla que el mejor momento para limpiar una casa es cuando aun no está amueblada, así que es aconsejable establecer un día, antes de la mudanza, para dedicarlo a esta tarea. De este modo, evitarás el agobio de llegar a limpiar mientras se meten los muebles y las cajas en la casa nueva. 

Como ya mencionamos, la mejor forma de evitar el estrés en una mudanza es haciéndola de manera planificada, con suficiente tiempo, organizada y con ayuda de personas cercanas. Y es importante contemplar tiempos de descanso y de desconexión en lugar de realizar todo en el último día y a contrarreloj. 

Te recomendamos: 

Cómo contratar los suministros más baratos para tu nueva casa
¿Comprar vivienda de segunda mano en Madrid? Ventajas e inconvenientes respecto a una vivienda de obra nueva
Consejos para comprar una vivienda vacacional 

Compartir Post