Comprar una vivienda es una experiencia que se vive pocas veces en la vida y es muy emocionante. Pero, precisamente por eso es conveniente pensar con la cabeza fría y analizar todos los aspectos que implicará tanto la compra como la habitabilidad de la misma, antes de elegir.

En inmoversion te contamos algunos aspectos que es recomendable tener en cuenta.

1) Determina tu presupuesto

El primer paso para comprar una casa es decidir cuánto dinero vas a invertir. Para hacerlo, calcula si vas a comprarla al contado o vas a hipotecarte.

Si decides hipotecarte, busca un comparador de hipotecas y calcula:

  • Cuánto dinero tienes para el enganche
  • Cuánto tiempo estás dispuesto a endeudarte
  • Cuánto puedes gastar al mes en pagar la hipoteca (se recomienda que no sea más del 33% de tus ingresos)

Los comparadores de hipotecas te ayudarán a saber en qué banco te conviene tramitar tu hipoteca y a orientarte sobre cuál será la suma total que puedas pagar.

2) Establece en qué zonas de la ciudad quieres comprar

Una casa nueva es una propiedad en la que quizá vayas a pasar el resto de tu vida, por lo que las preferencias personales son un elemento fundamental para elegir dónde vivir. Hay personas que prefieren vivir en las afueras, en un chalé rodeado de zonas verdes, y hay quienes prefieren vivir en el centro en un piso más pequeño, rodeado por los estímulos que ofrecen los centros de las ciudades. Así que lo primero que deberías de hacer es saber qué tipo de vida quieres llevar y en qué casa podrás conseguirlo.

Una vez hecha esta elección, compara barrios. Es recomendable buscar un experto en el sector inmobiliario que te informe sobre el mercado y las perspectivas a futuro de cada zona en la que estés interesado. Recuerda que una vivienda es una inversión y uno de los elementos más importante a tener en cuenta es cómo se prevé que evolucione el valor de los inmuebles en la zona donde decidas comprar. Nadie quiere invertir para perder dinero en el futuro.

3) ¿Casa de segunda mano?

Aunque a todos nos gusta estrenar y más cuando se trata de una vivienda, elegir una casa de segunda mano ofrece muchas ventajas, como son tener acceso a zonas más céntricas de la ciudad, acceder a edificios antiguos de construcciones sólidas, la posibilidad de reformar a nuestro gusto o poder negociar un precio más reducido que el de una vivienda nueva.

Pero, si decides comprar una vivienda de segunda mano, es aconsejable buscar a un arquitecto o arquitecto técnico colegiado que realice un informe pericial sobre el estado de la vivienda para detectar vicios ocultos que puedan provocar una disminución del precio de la propiedad o incluso que terminen convirtiéndola en inhabitable.

4) Prioriza el estado de la estructura y las instalaciones

Aunque como la comida, una casa suele entrarnos por la vista, los elementos externos y de decoración son más fáciles de reformar que la estructura de la casa o las instalaciones de agua y luz.

5) Atención a la cocina

La cocina es una de las áreas que más afectan al valor de la casa, además de ser más complicada de restaurar que otras zonas. Además, ten en cuenta que si decides hacer obras en la cocina, pasarás un tiempo sin poder hacer uso y, a diferencia de las otras habitaciones de la casa, la cocina es insustituible. Una reforma podría suponer pasar semanas comiendo fuera de casa.

6) Conoce el barrio

Además de habitar tu vivienda, tu barrio será la zona donde pases gran parte de tu vida. Investiga antes de comprar si se trata de un barrio seguro, si tiene zonas verdes, si hay supermercados, farmacias, lugares de ocio, así como las opciones de transporte.

7) Diseña y decora la casa en tu mente

A primera vista una casa puede cautivarnos, pero podría no adaptarse a nuestro modo de vida. Analiza cada habitación pensando para qué la vas a usar, quién la va a habitar, qué muebles necesitas poner, qué instalaciones necesitas o cuánta luz requieres para ese cuarto.

8) Gastos adicionales

Antes de comprometerte a comprar una vivienda, pide que te dejen pasar unas horas en la vivienda y analiza todos los gastos que necesitarás hacer para poder habitarla: muebles nuevos, fontanería, electricidad, electrodomésticos, pintura, etc. Haz un presupuesto de manera que sepas cuánto tendrás que invertir en la casa, además del pago de la propiedad en sí.

9) Toma medidas

Pide una copia del plano de la vivienda y apunta las medidas de cada habitación. Esto te servirá para comparar las medidas con tu vivienda actual y saber si los objetos que poseen cabrán ahí, te dará las pautas para adquirir nuevos objetos.

10) Calcula los gastos de vivir en esta casa

Es un error común gastar todo el dinero del que se dispone en comprar una propiedad y después tener problemas para afrontar los gastos diarios. Como ya mencionamos, no es conveniente comprometerse a pagar más de un 33% en una hipoteca, pero después también hay que hacer un listado de otros gastos. Si se trata de una vivienda de segunda mano, el propietario anterior puede ayudarte a estimar los gastos de luz, agua, gas, transporte en esa vivienda.

Te recomendamos:

Cómo detectar los vicios ocultos cuando compras una casa
Mascotas, una razón para comprar vivienda
Inmobiliarias online: no tod@s somos iguales

Compartir Post