A la hora de decorar nuestro hogar, hacer una buena combinación de colores es clave para conseguir un ambiente acogedor y que nos haga sentirnos a gusto. Normalmente, tendemos a utilizar colores neutros, pero si eres de esas personas a las que les gusta atreverse con cosas distintas, estás en el sitio adecuado. En Inmoversion te enseñamos a combinar el color naranja en tu hogar, uno de los colores con más energía de la gama cromática.

En la simbología de los colores, el color naranja se suele asociar al entusiasmo y la exaltación. Cuando la tonalidad es muy vibrante y se acerca más hacia el color rojizo, también se asocia al ardor y a la pasión. Según el pintor Vasili Kandinski, el naranja denota alegría y fuerza, energía, triunfo y ambición por conseguir nuestros objetivos. Si quieres que cualquier estancia de tu hogar también denote estos significados, sigue leyendo cómo incluir este color en la decoración y con qué otros puedes combinarlo para obtener un resultado armonioso.

Utiliza el color naranja para ambientes dinámicos

Dado los significados asociados al color naranja que hemos visto antes, la mejor opción para incluirlo en nuestra decoración es utilizarlo en estancias donde el ambiente que queramos generar sea dinámico. De esta manera, puedes utilizarlo en el salón, la cocina, el comedor e incluso las habitaciones de los más pequeños de la casa.

Al tratarse de un color tan intenso, lo ideal es que lo utilices en elementos sobre los que quieras llamar la atención. La energía de la colorimetría fluirá así entre estos elementos de color naranja y otros con tonos más neutros, como pueden ser el negro o alguna tonalidad de beige.

Combina el naranja pensando en la naturaleza

A la hora de hacer estas combinaciones de colores, uno de los mejores trucos es pensar en qué elementos de la naturaleza podemos encontrar un color concreto y cómo esta los asocia con otros de su alrededor. De esta manera, podemos por ejemplo pensar en los girasoles y su gama cromática, en la que podemos observar tonos tierra. Combinado con tonos beige, el color naranja aportará a una estancia elegante y neutra un signo de distinción. Así, crearemos un balance perfecto entre la vitalidad y la calma.

Algo similar sucede si lo combinamos con acabados en madera y tonalidades que oscilan alrededor de los marrones, además de ese punto de energía nos aportará la sensación de estar en un entorno cálido y acogedor. Este tipo de combinaciones pueden dar un estupendo resultado en comedores o salones, donde optar por un sofá en color naranja o incluso pintar una de las paredes de la estancia con un color de esta tonalidad.

Un naranja saturado mezclado con blanco para contrastar

Si lo que buscas es generar contrastes en el ambiente a decorar, lo mejor es que elijas una combinación de un tono de naranja muy vivo y saturado con colores neutros, como pueden ser el blanco y el negro. Puedes utilizarlo, por ejemplo, en los muebles de la cocina. Así crearás un espacio vibrante con toques modernos, lleno de luminosidad y frescura.

Combina naranja con otros colores fuertes y con personalidad

Otra de las opciones a la hora de combinar el color naranja es que lo utilices junto a otros colores que tengan también mucha personalidad. Es el caso, por ejemplo, del color azul. Si lo piensas, este también podemos encontrarlo en paisajes de la naturaleza, como pueden ser las puestas de sol marítimas.

Pese a que se trate de un color radicalmente opuesto en el círculo cromático, el azul junto con el naranja te ayudará a crear un entorno dinámico sin perder la armonía. La combinación de estos dos colores puede quedar especialmente en bien en habitaciones infantiles o juveniles, ya que les dará una fuerza acorde al uso de la estancia.

Y tú, ¿Te animas a combinar colores atrevidos como el naranja?

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Compartir Post
× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday