El crecimiento de la población en las ciudades ha provocado que las viviendas sean cada vez más pequeñas y en muchas ocasiones, en su totalidad o en parte interiores, lo que reduce la luz que les entra. Pero afortunadamente una gran ventana y una vista exterior no es el único recurso para una vivienda más luminosa. 

Por eso, hoy en nuestro blog, te damos algunos consejos para conseguir que tu casa o piso sean más luminosos. Y recuerda evitar estos errores a la hora de iluminar tu vivienda.

Amplios ventanales

Desde luego, si estás construyendo o vas a reformar una vivienda y tienes la posibilidad de incluir amplios ventanales, está es la opción más segura. Pero, como ya mencionamos, no siempre es posible, debido a la reducción del tamaño de las viviendas y al tipo de distribuciones que se han impuestos. 

Además, en ocasiones, aunque se pueda optar por poner ventanales, debido a las condiciones climáticas, no es lo más aconsejable, ya que son menos aislantes que un muro. 

Elige colores claros

El blanco es, sin duda, el color que más refleja la luz y que dará a tu vivienda más claridad. Pero, si te parece aburrido pintar toda tu propiedad de este color, también puedes elegir otros colores, con tonos claros que, aunque en menor medida, también reflejarán la luz. 

Otra opción es pintar todo de blanco y meter pequeños contrastes en otros materiales o tonos, para darle un toque más acogedor, pero sin restar luz. 

Crea un efecto bombonera

Si pintas del mismo color el techo y la pared, se crea un efecto “bombonera” que hace que el espacio se confunda y parezca más amplio. 

Espejos, un recurso infalible

Meter espejos grandes que reflejen determinadas áreas de la vivienda ayuda a dar la sensación de amplitud y a reflejar la luz de un lado a otro.  

Es un recurso muy utilizado, por ejemplo, para reflejar un jardín. De esta manera, se crea un espacio más amable y luminoso dentro de la casa. 

Aperturas en los tabiques

Si tienes habitaciones sin ventanas, puedes recurrir a abrir los muros que las separan de otras que sí tienen luz. De esta manera, aprovecharás la iluminación exterior en más espacios de la casa. 

Alternativas a los muros

En lugar de muros puedes poner cristales u otros recursos, como filas de bambú, por ejemplo. Estos elementos ayudan a crear espacios separados y a hacer una casa más confortable y acogedorasin evitar el paso de la luz. 

Puertas correderas

Esta opción te permite aislar espacios solo cuando sea indispensable y el resto del tiempo abrir las puertas correderas y permitir que pase la luz a otros espacios.  

El suelo y las puertas también importan

Aunque, cuando pensamos en una vivienda luminosa las ventanas y los tonos de la pared son lo más relevante, un suelo y unas paredes con colores claros también ayudan a mejorar la sensación de luminosidad.  

Te recomendamos:

¿Cómo saber si el precio de una vivienda es el adecuado?

Guía del alquiler con OPCION A COMPRA: Ventajas e inconvenientes

Compartir Post