Al entrar a vivir a una nueva vivienda, ya sea como nuevo propietario o como inquilino, hay ciertos pasos que debemos tomar para comenzar a residir en ella con normalidad, desde los más pequeños, como poner nuestro nombre en el buzón, a otros de mayor peso. Uno de los más importantes es la elección y contratación de los suministros de agua, electricidad y gas. Por eso, en este artículo te contamos cómo elegir los suministros más baratos para tu nueva casa.

Ahora bien, ¿cómo elegir la compañía y la oferta ideal para nosotros? En el caso del agua, es fácil porque hay una única compañía por zona, pero en el caso de electricidad y gas el mercado está liberalizado, es decir, hay varias compañías.

La tarifa de discriminación horaria, la mejor forma de ahorrar

La mejor opción es recurrir a un comparador imparcial, como el de la OCU, que nos ayude en nuestra elección, pero hay ciertos aspectos que debemos tener en cuenta antes de nada. Tener claro qué tipo de consumo haces de los suministros te ayudará a ahorrar mucho en las facturas de tus suministros. Por tanto, pregúntate: ¿A qué horas del día haces un mayor uso de los suministros? ¿Cuánto tiempo pasas en casa? ¿Pasas más tiempo en ella los días laborables o los fines de semana? ¿Cuántos residís en la vivienda?

Todos estos aspectos te ayudarán a hacer una estimación de tu consumo y en consecuencia elegir una tarifa que se ajuste más a tus necesidades y que haga tus suministros más baratos. Las tarifas de discriminación horaria son, según la OCU, la forma más sencilla de ahorrar en tus facturas. De media, según datos de la organización, los hogares llevan a cabo aproximadamente la mitad de su consumo en las horas donde se concentra menor consumo y por tanto es más económico.

Estas horas se conocen como horas valle, y con concentrar el 30% del consumo en ese horario ya se estaría ahorrando considerablemente. Las horas valle son actualmente las comprendidas entre las 22.00 y las 12.00 en invierno y entre las 23.00 y las 13.00 en verano.

Otra opción que a primera vista puede parecer interesante es el plan combinado, en el que se unen varios suministros. Si la compañía te propone una tarifa de este tipo, revisa bien si realmente ahorrarás o si, a largo plazo, terminarás pagando lo mismo o incluso más. En algunas ocasiones, se añaden servicios adicionales en estos planes que encarecen la factura.

Así, otra de las recomendaciones de la OCU es optar por tarifas que no añadan este tipo de servicios adicionales para tu vivienda, como pueden ser las revisiones de la instalación o algún tipo de seguro. Una forma segura de ahorrar, según la organización, es optar por aquellas tarifas con condiciones no revisables durante el primer año.

Diferente oferta de suministros

Una vez que has decidido la tarifa que mejor se ajusta a tu consumo, llega la hora de contratar el suministro. La cuestión difiere si se trata de una vivienda de obra nueva o una vivienda de segunda mano. En primer lugar, debemos tener en cuenta, respecto a la electricidad y el gas, que no todas las compañías prestan servicio en cualquier punto del país, por lo que previamente tendremos que informarnos sobre las que sí lo hacen y sobre sus ofertas.

Tanto si estamos ante una vivienda nueva como ante una de segunda mano, necesitamos el certificado de instalación del suministro en cuestión, en el que se especifican las características de la instalación, como por ejemplo la potencia máxima que puede asumir. Si es vivienda de obra nueva, lo necesitamos para contratar el suministro; si es de segunda mano, lo necesitamos para aumentar la potencia contratada por el anterior propietario si queremos.

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese:

Compartir Post