El mercado de segunda vivienda predomina en España y, aunque adquirir una casa ya construida es una oportunidad de hacerse con una propiedad de manera muy rápida, también representa algunos riesgos.  

En Inmoversion somos expertos en la compraventa de viviendas de particular a particular y, como tales, tenemos un amplio conocimiento del sector inmobiliario y de los requisitos y características del proceso de compraventa. Por eso, hoy en nuestro blog te contamos cómo evitar sorpresas en la compra de una vivienda usada 

Cómo evitar sorpresas en la compra de una vivienda usada

Adquirir una vivienda supone una inversión muy elevada y es conveniente asegurarse de que la compra se hace con todas las garantías posibles. Es por ello que te aconsejamos seguir los siguientes consejos: 

Contrata a un perito

El Consejo Oficial de Arquitectos de Madrid recomienda contratar a un arquitecto o arquitecto técnico que supervise no solo el estado de la vivienda que se va a comprar, sino de todo el edificio, si se trata de un piso.  

Esto es particularmente importante en los edificios que se construyeron en la época de la posguerra, ya que era una época de escasez de materiales y los edificios se construyeron con menor calidad. También es muy importante cuando se trata de una propiedad que ha estado vacío donde un periodo largo de tiempo. 

Este recurso no solo es recomendable sino indispensable cuando el documento de compraventa explicita que “se compra como cuerpo cierto en el estado en que se encuentra el inmueble, que el comprador declara conocer”, una terminología común en este tipo de contratos y que, en muchos casos, supone que el vendedor se pueda eximir de la responsabilidad por posteriores desperfectos detectados en el inmueble. 

Verifica la ITE de edificio

Los propietarios de edificios tienen el deber de mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y decoro, realizando las obras precisas para conservarlos o rehabilitarlos, previa solicitud de los permisos correspondientes. 

El Ayuntamiento de cada localidad, para asegurarse de que los propietarios cumplen con esta obligación, realiza una Inspección Técnica de Edificios (ITE) de manera periódica, que en Madrid, por ejemplo, es cada 10 años. 

Para realizar este procedimiento, técnicos expertos realizan un peritaje y emiten un diagnóstico, que puede ser desfavorable o de idoneidad. 

Si es desfavorable, se detalla si es necesario realizar reparaciones o reformas en la propiedad, y se deberán llevar a cabo para que se puedan realizar una nueva inspección y obtener un Certificado de idoneidad. 

Comprobar la instalación eléctrica y fontanería

Al visitar una vivienda, se pueden abrir los grifos y probar la presión del agua, para hacerse una idea del estado de las instalaciones. También se pueden observar y probar las luces. Sin embargo, es difícil si no se es un experto saber a ciencia cierta si se trata de instalaciones demasiado antiguas y en buen estado.  

Por eso la opción más segura es buscar la asistencia de un experto, ya sea un arquitecto, un ingeniero o una empresa de reformas, quienes pueden acompañarnos a la visita de la vivienda y pueden hacer una inspección a detalle, para valorar el estado de la propiedad con mayor certeza. 

En definitiva, estas que hemos mencionado son las comprobaciones más complejas a una vivienda y que, por eso, creemos conveniente que sean realizadas con la asistencia de expertos, pero sin duda también es aconsejable que visites varias veces la propiedad y analices con calma si cumple con las condiciones que tú necesitas, ya sea de espacio, decoración o iluminación. 

Y es que comprar una vivienda supone quizá la inversión más elevada que vayas a realizar en tu vida, por eso no tengas reparos en ser muy exigente a la hora de visitar y evaluar la propiedad.  

 Te recomendamos:

Compartir Post