Las casas entran por la vista, como la comida. O por lo menos eso revelan los datos.

El 41% de las personas que entran a un portal de anuncios inmobiliarios ignora el texto y solo ve las fotografías. Y el 60% del tiempo que se invierte en ver un anuncio es para observar las fotos, según Meero.

Inmoversion somos una consultora especializada en el sector inmobiliario y hemos hecho una selección de los elementos más importantes para hacer una buena fotografía que atraiga a los potenciales compradores de una vivienda.

La luz, la clave

En la medida de lo posible, las fotos se deben hacer con luz natural. Es conveniente elegir un día soleado para que la mayor cantidad de luz entre por las ventanas.

En caso de que la vivienda no sea muy luminosa, se debe recurrir a la luz artificial, pero es aconsejable intentar que esta simule lo máximo posible la luz natural.

Utilizar un lente gran angular es un buen recurso para resaltar la luz y el espacio de las estancias.  

Busca la armonía

Las fotos de hogares desordenados, con decoraciones muy barrocas o colores muy intensos suelen disuadir a los interesados.

En la medida de los posible, es recomendable quitar todos los objetos personales y otros innecesarios, para crear espacios más diáfanos. Después, se deben alinear los muebles de manera armónica, para que la foto refleje un equilibirio y sea más atractiva.

Retira los objetos personales

Elegir una casa es una buena parte soñar despiertos. Las personas que ven anuncios de viviendas tienden a imaginarse cómo sería su vida en esa casa, así que cuantos menos objetos y referencias de otras personas haya, más fácil será que puedan verse habitando esa propiedad.

Ese detalle especial

El mercado inmobiliario es muy competitivo y los buscadores de vivienda terminan aturdidos de ver tantas imágenes. Así que más importante que hacer fotos exhaustivas en las que se refleje cada detalle de una vivienda, es importante destacar aquellos detalles que hacen a la vivienda que se anuncia especial, diferente a las demás.

Resalta las vistas

Normalmente, cuando se hacen fotos de una vivienda, se suele ser muy exhaustivos en fotografiar cada estancia, pero se suelen olvidar los exteriores. Si la vivienda tiene buenas vistas, es aconsejable hacer fotos desde las ventanas y las terrazas, aunque sea a elementos que están fuera de la propiedad.

Home staging

Es una tendencia en el sector inmobiliario que consiste no en decorar una casa sino en “maquillar”. Se trata de hacer solamente las modificaciones indispensables para conseguir que la propiedad se vea más atractiva para los compradores. Es un buen recurso antes de realizar las fotos.

Las reglas básicas

Es aconsejable que las imágenes de viviendas sigan las pautas de la fotografía clásica, para crear armonía y equilibrio, y que gusten a un mayor número de personas. Así que es conveniente seguir las siguientes ideas:

  • La regla de los tercios

Consiste en dividir el rectángulo de la imagen en 9 partes iguales, mediante dos líneas horizontales y dos verticales. Los objetos más relevantes deberán quedar en alguno de los puntos donde se cruzan esas líneas.

 

  • La ley del horizonte

Divide el rectángulo de la imagen en tres espacios horizontales iguales. Después, si quieres darle más relevancia a la parte superior de la imagen, pon el horizonte en el tercio inferior. Si, por el contrario, quieres darle más importancia a la parte baja de la imagen, pone el horizonte en el tercio superior.

  • Horizontales, verticales y diagonales

Las líneas horizontales y verticales transmiten armonía y equilibrio. Las diagonales, dinamismo y energía.  Para la fotografía de vivienda es más aconsejable optar por las horizontales y verticales.

En definitiva, unas fotos cuidadas y planificadas diferenciarán a nuestra vivienda del resto y reducirá el tiempo de venta.

Te recomendamos:

Los diez errores más comunes al vender tu casa

Consejos a la hora de comprar un piso

Compartir Post