La crisis económica ha pasado, de momento, y esto se ha evidenciado en el aumento de compra de viviendas, que cerró 2018 con un incremento del 10,1% interanual, con más de medio millón de transacciones realizadas, unas cifras que no se veían desde 2008.  

Las cosas han cambiado respecto a los años del boom del ladrillo y lo han hecho también en el ámbito de las hipotecas. Nos hemos vuelto más prudentes, por lo menos de momento. El crédito ha vuelto, pero las entidades financieras piden más garantías y avales al solicitante. 

Aun así, los datos del INE muestran que el número de hipotecas aumentó en 10% en 2017, sumando cuatro ejercicios de subidas consecutivas. Esto se debe en parte a que los precios del alquiler se han disparado y los españoles hemos vuelto a decantarnos por comprar nuestro hogar. 

Evitar una nueva crisis inmobiliaria depende en buena parte a los actores económicos que intervienen en el proceso, pero los ciudadanos de a pie, que compramos y vendemos una vivienda particular, podemos contribuir llevando a cabo compraventas responsables. 

Inmoversion somos una consultora inmobiliaria, conocedora del sector, y desde aquí, queremos darte algunos consejos para comprar una propiedad de manera segura. 

Conoce los trámites 

Antes de iniciar el proceso de compra de una vivienda, te recomendamos familiarizarte con los trámites necesarios y con los gastos que tendrás que afrontar.  

Registro de la propiedad: debes acudir a esta institución para obtener toda la información jurídica acerca de la vivienda de la que dispongan. Investiga si tiene cargas asociadas, como una hipoteca o si está embargada. Puedes pedir un certificado de dominios y cargas que tenga validez legal, para estar protegido ante cualquier problema que surgiera posteriormente. 

Ayuntamiento: consulta en esta institución cuál es la situación legal del edificio. Asegúrate, por ejemplo, de que no esté construido incumpliendo un plan urbanístico.   

Notario: sus honorarios están regulados por ley y varían en función del precio de la vivienda. Desde el 2000, se les permite hacer un descuento de hasta el 10%. 

Registro de la Propiedad: aquí debes inscribir la escritura de la vivienda y la de la hipoteca, si la solicitaste. 

Catastro de la vivienda: aunque no es obligatorio, es aconsejable. Una vez registrado, te podrán enviar el IBI, que deberás pagar cuando ya seas propietario. 

Tipo de compra 

Al elegir una casa, se debe valorar si la adquisición es sobre plano, si la vivienda ya está terminada, o si es de segunda mano. En cada caso, se producen unas particularidades que se deben tener en cuenta. 

Particularidades de una vivienda nueva 

  • Lo primero que se debe de investigar es cuál es la promotora que comercializa la vivienda.  
  • Se puede pedir al Registro Mercantil datos sobre la situación legal de la compañía, sobre si cuenta con financiación y si tiene licencia urbanística dentro de un desarrollo con el planeamiento aprobado por la administración local. 

Particularidades de una vivienda usada 

  • Aunque parezca obvio, lo primero que se debe tener en cuenta es que este tipo de vivienda es más barata que la nueva. Este es un factor que se debe tener presente al negociar el precio. 
  • Es indispensable investigar si la propiedad tiene cargas hipotecarias o embargos judiciales, si está al día de los pagos de la comunidad y del IBI (impuesto de bienes inmuebles).  
  • Debemos asegurarnos de que se han hecho las inspecciones técnicas del edificio (ITE) pertinentes. 
  • Habrá que investigar con el administrador o presidente de la comunidad de propietarios si no hay deudas pendientes. Si hubiera pagos no abonados, el nuevo propietario deberá hacerse responsable. 
  • Es aconsejable leer los estatutos de la comunidad, si los hay, ya que pueden figurar limitaciones de uso o destino del edificio para comprarla. 
  • Se deberá pagar un impuesto de transmisiones patrimoniales. Su importe varía según la comunidad autónoma, pero suele encontrarse entre el 6% y el 10% sobre el coste del inmueble. 
  • En el Registro de la Propiedad se puede pedir una nota con una descripción exacta de la vivienda: quién es el propietario actual, si está hipotecada o sobre ella pesa un embargo, las normas de la comunidad, etc. 

Particularidades de una vivienda sobre plano 

  • Como en el caso de las viviendas nuevas, es imprescindible hacer una investigación en profundidad sobre cuál es la promotora, su historial y su situación financiera actual. De hecho, se le puede pedir una memoria a la empresa inmobiliaria en donde se especifiquen todos estos datos. 
  • Se deben analizar los planos al detalle, a ser posible con la asesoría de un arquitecto. Además, se debe hablar con los promotores sobre las condiciones de contrato, para asegurarnos de que no se producirán cambios futuros. 
  • Es recomendable pedir información sobre los materiales que se van a utilizar en la construcción e investigar sus características. 

Aparte de estas consideraciones, es conveniente analizar otros factores que, aunque pueden parecer menores, si no se tienen en cuenta podrían resultarnos insatisfactorios en el futuro, como puede ser la orientación de la casa, el barrio o el número de vecinos. 

Si quieres saber más, te recomendamos:

Cédula de habitabilidad, ¿la necesito para vender mi vivienda en Madrid?
Términos inmobiliarios clave: ¿los conoces?
¿Qué pierdes en una comisión?

 

Compartir Post