¿Al fin has encontrado la casa de tus sueños y te has decidido a comprarla? Enhorabuena, pero ahora también es muy probable que tengas que enfrentarte al complejo trámite de pedir una hipoteca. Y, para no llevarte sustos, es importante conocer a detalles las cláusulas de este tipo de documentos y los elementos que debes tener en cuenta.  

En inmoversion somos expertos en la compraventa de vivienda de particular a particular y podemos asesorarte no solo para elegir la casa perfecta, sino también para realizar todos los trámites necesarios. Y, por eso, hoy en nuestro blog analizamos los aspectos a tener en cuenta para contratar una buena hipoteca.

Contratar una buena hipoteca ¿Qué elementos debo analizar?

Cuando compares los contratos de hipotecas de las distintas entidades bancarias, ten en cuenta los siguientes datos: 

Interés

Como ya hemos mencionado en otros posts existen tres tipos de interés: fijos, variables o mixtos. 

  • Los fijos son más caros, pero no cambiarán en todo el tiempo en que tardes en pagar tu hipoteca, así que te da la seguridad de que siempre sabes cuál es la cuota que vas a pagar.   
  • Los variables se forman por la suma de dos elementos: un índice de referencia (que comúnmente es el euríbor a un año) más un diferencial (el porcentaje establecido por cada entidad). El problema de este tipo de intereses es que es difícil saber cómo evolucionarán estos índices de referencia en el mediano y largo plazo. 
  • Finalmente, los mixtos, como ya hemos contado en otras ocasiones, no son muy aconsejables. Y es que lo que hacen es ofrecerte una tasa fija en los primeros años, generalmente 10, y el resto del tiempo una tasa variablecon esto el problema es que obtenemos las desventajas del fijo que es más caro y las desventajas del variable, que son que en el medio y largo plazo no sabemos cómo evolucionarán los intereses, algo que es más fácil predecir en el corto plazo (los primeros cinco o diez años).  

Vinculación de productos

Todas las entidades bancarias ofrecen la posibilidad de reducir la tasa de interés a cambio de contratar productos vinculados (seguro de vivienda, seguro de vida, etc.). Y, aunque a primera vista esta parece una oferta muy interesante que cualquiera debería de aprovechar, no siempre es así. 

En ocasiones, los productos vinculantes que ofrecen las entidades bancarias son muy caros respecto a sus competidores y, aunque ahorramos en los intereses, al final terminamos perdiendo dinero  

Comisiones de apertura y estudio

Antes de que se aprobara la nueva Ley hipotecaria de junio de 2019, las entidades bancarias podían cobrar a los clientes comisiones, tanto de apertura como de estudio de la hipoteca. Sin embargo, con la nueva legislación, solo se podrá cobrar al cliente la comisión de apertura, que debe incluir todos los costes que cada entidad quiera repercutir a su cliente. 

La comisión de apertura suele ser entre el 0,5% y el 1% de la cantidad prestada y se incluye en el cómputo general del préstamo. 

Incluye el pago de servicios como los estudios sobre la solvencia, el esfuerzo y la capacidad de poder devolver el préstamo del futuro cliente. 

Comisión de desistimiento

Es un cargo que puede cobrar el banco al cliente por cancelar una hipoteca anticipadamente y sirve para compensarle por los intereses que dejará de cobrar. La normativa actual determina que esta comisión no puede ser superior al 0,5% durante los cinco primeros años de la hipoteca, o al 0,25% durante el resto del plazo. 

En definitiva, una hipoteca es un instrumento de gran ayuda para poder adquirir una vivienda y, en muchas ocasiones, la única opción que tienen muchas familias en España, pero es importante conocer a fondo este documento antes de firmarlo.  

Te recomendamos:

Compartir Post