¡No ahuyentes a los compradores! Hay varios elementos, que aunque pueden parecer irrelevantes, pueden disuadir a los potenciales compradores de adquirir una vivienda en venta.

En inmoversion somos expertos en el sector inmobiliario, y te damos algunos consejos de cómo evitar estos errores.

¡Amor a primera vista!

Las casas enamoran. Los compradores van buscando cuál será su próximo hogar y las emociones son un factor fundamental cuando toman la decisión de adquirir una vivienda. Por esto, es fundamental asegurarnos de que la propiedad da una buena impresión.

Qué duda cabe de que lo más importante es que la vivienda esté limpia y ordenada cuando la visiten los potenciales compradores, pero también se puede recurrir a servicios como el home staging para “maquillar” nuestra vivienda y enamorar con ella.

Deshazte de plantas incómodas

En los jardines y en las terrazas hay plantas que, en lugar de contribuir a embellecer y hacer más agradable el entorno, lo afean y dan aspecto de suciedad o de que es un lugar descuidado.

Por ejemplo, una enredadera mal podada o árboles estacionales que se secan totalmente y dan un aspecto triste.

Intenta evitar este tipo de plantas en tu jardín, para que no rompan el encanto de tu vivienda.

Cocinas y baños sucios

Limpiar la casa es fundamental, y más en el caso de las áreas en las que la higiene es fundamental, como el baño y la cocina.

La suciedad podría afear una casa con encanto, pero además da una mala impresión del vendedor. Y conviene recordar que también es importante dar una buena impresión de nosotros como vendedores, ya que los compradores se disponen a hacer una gran inversión y quieren hacerla con gente en la que puedan confiar.

¡Cuidado con las áreas comunes!

El mantenimiento de estas zonas no son responsabilidad de los propietarios de las viviendas, sino de la comunidad. Pero, si vas a vender tu inmueble, un acceso al edificio, un pasillo o descansillo, o un jardín sucios podrían disuadir al comprador.

Así que, si es necesario, saca la escoba y la fregona y asegúrate de que estas zonas ofrezcan un buen aspecto cuando llegue tu potencial comprador.

Vecinos ruidosos

Si tienes vecinos escandalosos que organicen fiestas o toquen música continuamente, ponte de acuerdo con ellos para que eviten emitir ruidos fuertes cuando tus potenciales compradores visiten la vivienda. Y, si no es posible, organiza las visitas en las horas en la que no suelen estar en casa.

Simbología

Aunque nuestra ideología y gustos no deberían de ser en absoluto un elemento para que un potencial comprador nos discrimine, la realidad es que estos elementos contribuyen a la imagen que damos y a la impresión que provocamos en nuestros clientes.

Por eso, se aconseja eliminar carteles y símbolos que evidencien una ideología particular y que afecten la forma en que nos ven los potenciales compradores.

Precios desorbitados

Claro que todos queremos obtener el mejor precio cuando vendemos nuestra vivienda, pero un precio desorbitado e inadecuado para las características de la propiedad que ofertamos hará que los potenciales compradores ni siquiera visiten nuestra casa.

Antes de poner en venta tu propiedad, haz una investigación de mercado o pide la ayuda de un profesional, para que salgas al mercado con un precio competitivo y adecuado a las características de la vivienda, y consigas vender en un periodo razonable y a un buen precio.

Reformas

Si tu vivienda es de segunda mano y sabes que necesita reformas imprescindibles o, por lo menos, aconsejables, valora la posibilidad de ofrecer al comprador un descuento para darle un margen a invertir en las reformas al tiempo que paga la adquisición de la vivienda.

En definitiva, cuando decidimos vender una vivienda es importante prestar atención a los grandes y a los pequeños detalles para conseguir vender nuestra propiedad a un buen precio en un tiempo razonable.

Te recomendamos:

10 consejos para comprar una casa

Cómo detectar los vicios ocultos cuando compras una casa

 

Compartir Post