En el mercado inmobiliario predomina la venta de viviendas de segunda mano, por eso, al buscar una propiedad para adquirir, es conveniente valorar la posibilidad de llevar a cabo reformas. 

En cuanto al precio, la diferencia entre adquirir una casa ya reformada y comprar una casa para reformar y hacer nosotros la reforma no suele ser significativa. Pero la ventaja que ofrece la segunda opción es que podemos reformar la vivienda según nuestras preferencias. 

Otro motivo por el que se llevan a cabo reformas es porque se desea vender una vivienda y, si es muy antigua o está en malas condiciones, podría ser beneficioso reformarla para venderla mejor 

No obstante, las reformas son caras y es necesario contar con los ahorros o la financiación para poder pagarlas.  

En inmoversion somos expertos en la compraventa de vivienda de particular a particular y una de las dudas frecuentes que manifiestan nuestros clientes es si es posible pedir un préstamo para reformar una vivienda. 

En efecto, esto es posible. A continuación, te contamos los detalles. 

¿Puedo pedir un préstamo para reformar mi hogar?

En los principales bancos españoles se suelen dar préstamos para realizar estas reformas, aunque en realidad no siempre se trata de productos específicos para hacer reformas, sino de créditos personales que se pueden usar para esta actividad. 

Sus condiciones suelen variar según la entidad bancaria y el tipo de reformas que se vayan a realizar. 

Interés

Cuando se trata de un préstamo personal, que es lo más común, la Tasa de Interés Nominal (TIN), suele fluctuar entre el 6 y el 10%.  

Cantidad de financiación

Al tratarse de un préstamo personal, en la mayoría de los casos el principal factor para determinar la cantidad que será prestada es la capacidad de pago del prestatario.  

Sin embargo, los productos que ofrecen las entidades específicos para reforma de viviendas suelen tener un límite de 75.000 euros. 

La financiación puede suponer hasta el 100% del coste que tendrán las reformas. 

Productos vinculados

No son muy comunes en este tipo de préstamos, aunque la entidad sí podría pedir un seguro ante impago del crédito. Lo que sí podrían exigirte es ser cliente suyo. 

Plazos de devolución de préstamo

Suelen ir desde los cinco hasta los 8 años, y algunas entidades ofrecen periodos de carencia, en los que no tendrás que comenzar a pagar. 

Comisiones de apertura

Las comisiones por abrir una línea de crédito de este tipo suelen variar entre el 1% y el 1.5%. 

En suma, los préstamos para reformar una vivienda no tienen la rigidez que suelen tener los productos hipotecarios, por ejemplo, ya que estos tienen un carácter más de préstamo personal, basado en las capacidades de pago del prestatario y no tanto basado en la inversión que se va a realizar con el préstamo, como es el caso de las hipotecas. 

Te recomendamos:

¿Cómo saber si el precio de una vivienda es el adecuado?

Guía del alquiler con OPCION A COMPRA: Ventajas e inconvenientes

Compartir Post