Los datos son tan claros como poco esperanzadores: tan solo el 17,3% de los jóvenes españoles entre 16 y 29 años está plenamente emancipado. Para más inri, dentro de este porcentaje, los propietarios de una vivienda solo alcanzan el 26%. Estas cifras reflejan la dificultad que atraviesan los adultos jóvenes para tener una independencia económica y acceder a una vivienda propia, la cual se ha extendido, en el último año, al alquiler. 

La incertidumbre, la precariedad laboral y los bajos ingresos dificultan el ahorro necesario para adquirir una casa. Ante esta situación, existen una serie de ayudas estatales para comprar una vivienda destinadas a este colectivo. A continuación, te contamos cuáles son y cómo solicitarlas. 

Plan Estatal de Vivienda 

El Plan Estatal de Vivienda es una de estas subvenciones, el cual incluye un conjunto de medidas económicas a la compra, alquiler, rehabilitación y promoción de inmuebles, especialmente destinado a la juventud. Sin embargo, este plan es insuficiente, ya que solo se aplica a poblaciones de menos de 5.000 habitantes, las cuales suman casi 7.000 localidades en nuestro país. Otros municipios que rebasan la cifra, pero mantienen una población similar, quedan fuera. 

Para los jóvenes de casi 7.000 localidades españolas, este impulso constituye un alivio económico y facilita su objetivo de emanciparse, pero deja sin ayuda a los empadronados en más de 1.100 municipios que constituyen, en volumen, un grueso poblacional similar. 

Para facilitar el acceso a una vivienda en propiedad para los jóvenes menores de 35 años, el Estado concede subvenciones que pueden alcanzar los 10.800€. Eso sí, el coste del inmueble en cuestión debe ser inferior a 100.000 y, dentro de este precio, la ayuda no podrá rebasar el 20%. A pesar de ello, el panorama no parece cambiar, por lo que estas ayudas son insuficientes. Y es que el 55% de los jóvenes de entre 25 y 29 años aún reside con sus padres. 

Ayudas autonómicas 

Dependiendo de la Comunidad Autónoma de residencia, dispondremos de la opción a unas ayudas u otras. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid existe el Plan Vive Madrid, que ofrece pisos en alquiler a un precio por debajo del mercado. El de Primera Vivienda avala cinco mil hipotecas de bancos para jóvenes menores de 35 años. Y el Plan Alquila Joven regula las condiciones del contrato de alquiler. 

Detalles y requisitos para optar a la ayuda de la Comunidad de Madrid 

Los requisitos para optar a las ayudas de alquiler o las ayudas a jóvenes para comprar una casa son ser mayor de edad y tener menos de 35 años. Deben estar dispuestos a dar el paso de comprar su primera vivienda, presentar solvencia económica, pero carecer de los ahorros previos suficientes para acceder a un crédito hipotecario. 

El fin del programa es que los beneficiarios aporten tan solo el 5% del coste de la operación, mientras que la Comunidad avale un 15% y el banco financie hasta un 95% del coste. La tipología de viviendas sobre las que se aplicará son pisos de dos o tres habitaciones en áreas periféricas metropolitanas de Madrid, de entre 80 y 90 metros cuadrados y un valor de la vivienda en el mercado, ya sea de nueva construcción o de segunda mano, de entre 150.000 y 400.000 euros. 

Otras ayudas extraordinarias COVID 

Una de las consecuencias económicas que ha dejado la pandemia ocasionada por el virus de la Covid-19 es el empobrecimiento de las clases medias y bajas, afectando directamente también a los jóvenes. Esto ha disminuido aún más la cifra de los que han adquirido una vivienda y se han independizado en el último año y medio. Es más, el empeoramiento del panorama económico ha forzado la vuelta de muchos a la casa familiar. 

Para resolver esta problemática, la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha inyecciones económicas directas, que tienen un aporte máximo de hasta 900€ con carácter mensual, y que permite cubrir hasta el 100% del coste de la renta como inquilino. Eso sí, el plazo máximo de la ayuda es de seis meses. Además, si se hubiera obtenido esta ayuda transitoria de financiación, solo podrá llegar hasta un máximo de 5.400€ con el que se satisfará total o parcialmente el pago de la renta. 

¿Cómo conseguirla? Los requisitos principales son demostrar que el solicitante es el inquilino residente habitual y permanente de dicha vivienda y que se encuentra en una situación de especial vulnerabilidad causada por el COVID-19; es decir, que haya sufrido un ERTE o haya sido despedido de su trabajo a causa de las restricciones. 

En definitiva, la situación económica para la juventud en nuestro país roza lo trágico. Desde la precariedad laboral hasta las grandes dificultades para acceder a una vivienda no solo en propiedad, sino en régimen de arrendamiento, frenan sus posibilidades de construir un futuro. Aunque existen determinadas ayudas para paliar esta coyuntura, no son suficientes. 

Te recomendamos: 

Cinco razones por las que invertir en vivienda sigue siendo más rentable de lo que parece

Ayudas para comprar una vivienda

Compartir Post
× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday