Comprar vivienda es un proceso complejo, en el que se deben superar varios obstáculos. Sin duda uno de los que más preocupaciones genera es la hipoteca, y en concreto la letra pequeña de estos productos financieros.

Y es que se trata de un producto que suele suponer un compromiso de pago que se extenderá por varias décadas y que, para la mayoría de las personas, es algo que solo haremos una o dos veces en nuestra vida. 

Por eso, desde Inmoversion, consideramos que, para solicitar la hipoteca adecuada para ti, es de gran ayuda que sepas cuál es la letra pequeña de este tipo de contactos y qué significa 

La letra pequeña de las hipotecas al comprar una vivienda

Comprar vivienda implica el pago de varios tipos de intereses que aparecen en los contratos hipotecarios:

  • Interés nominal mínimo (TIN): es el porcentaje fijo que se paga al banco por prestarnos el dinero. Suele ser el más bajo, pero no nos aporta información real sobre el coste de la hipoteca. 
  • Tasa Anual Equivalente (TAE): este interés es la suma del TIN de la operación más otros gastos como las comisiones bancarias y los gastos de operación. Además, tiene en cuenta la frecuencia de pagos. La TAE es un indicador que nos sirve para comparar el valor real de la hipoteca con los préstamos que nos ofrecen otras entidades bancarias. 
  • Interés de demora: este indicador establece qué cantidad cobrará la entidad bancaria como penalización por el retraso en el pago de las cuotas. Esta penalización puede alcanzar incluso el 20% del interés nominal de una hipoteca. 

Frecuentemente, las entidades bancarias ofrecen la posibilidad de actualizar los intereses según las condiciones del mercado. Es importante analizar cuáles son los plazos de revisión de estos intereses.  

También es importante estar atentos a cualquier cláusula suelo que establezca límites en la bajada de intereses, en las hipotecas de tipo variable, ya que estas medias perjudicarían al cliente, al no poder beneficiarse de una bajada importante de los índices de referencia. 

Las comisiones de las hipotecas para comprar una vivienda

Los bancos suelen cobrar los siguientes tipos de comisiones al conceder una hipoteca

  • Comisión de apertura: no debe ser superior al 2 % del importe del préstamo.  
  • Comisión de amortización: se trata de una comisión que cobra la entidad al prestatario cuando amortiza o paga por adelantado el capital pendiente. Dependiendo de la entidad, puede variar entre el 0 y 1 % del total amortizado.   

Seguros requeridos en las hipotecas 

Las entidades bancarias suelen ofrecer bajadas en las tasas de interés si se contratan productos adicionales, como alguno seguros, de vida, accidente o daños a la vivienda. 

Es importante analizar a detalle estas ofertas. En ocasiones, aunque bajen el precio de la hipoteca, al sumar el coste de los seguros se termina con una cuota mayor. 

En cualquier caso, los seguros pueden ser una buena herramienta para proteger nuestra inversión, pero hay que tener en cuenta que el único al que pueden obligarnos es al seguro de daños. 

En definitiva, al firmar una hipoteca es fundamental analizar a detalle la letra pequeña. En cualquier caso, en la nueva ley hipotecaria se establece la obligatoriedad de que el prestatario se reúna en privado con un notario para que este último explique a detalle el producto, y después debe determinarse un periodo de reflexión antes de la firma, de manera que el cliente tenga la oportunidad de aclarar todas sus dudas y garantizarse que, cuando firme la hipoteca, lo haga con total entendimiento de las consecuencias.   

Te recomendamos:

Comprar casa: ¿Qué es una hipoteca de segunda vivienda?

¿Qué es una hipoteca verde y cuáles son sus ventajas?

Compartir Post