¿Has oído hablar del intercambio de casas? Es una de las tendencias al alza en lo que se refiere a viajes y alojamientos: el también llamado “home exchange” o “home swap”, es decir, el intercambio de viviendas durante una corta temporada. En lugar de reservar un hotel o apartamento, te alojas en la casa de otra persona, a la vez que ella se aloja en la tuya. Aunque suena muy bien, no está de más recordar algunos consejos para tu primer intercambio de casa si te planteas optar por esta alternativa.

Encontrarás todo tipo de viviendas en las plataformas de intercambio de casas: desde pisos comunes a inmuebles más especiales, como un barco… Por eso es una forma muy atractiva de alojarte durante tus vacaciones y que cada vez tiene más éxito.

Consejos para intercambio de casas

  • Planifica con tiempo y cierra el acuerdo con bastante antelación, especialmente si vas a países como Alemania o Inglaterra, con bastante afluencia de visitantes y más demanda.
  • No hace falta tener una vivienda espectacular para que resulte atractiva para otros viajeros. Cuando crees tu perfil en la plataforma de intercambio, intenta transmitir confianza, sencillez y transparencia, ya que son los valores que más atraen a la hora de elegir alojamiento.
  • Establece claramente tus filtros al crear tu perfil: las fechas en las que tu vivienda está disponible, si admites la visita de niños y la entrada de mascotas, si está permitido fumar… Es mejor esclarecer desde el principio todos aquellos aspectos que pueden entorpecer el cierre del acuerdo y en general la experiencia de intercambio.
  • A la hora de seleccionar la casa en la que quieres pasar tu estancia, no te cierres a nuevos destinos, aunque en principio tuvieras uno determinado en mente. Envía varias solicitudes dentro de lo posible hasta encontrar la que te convenza: puede que el destino te sorprenda.
  • Aunque el acuerdo se deba cerrar a través de la plataforma, es buena idea finalizar el proceso con una llamada telefónica o de Skype. El contacto telefónico aporta fiabilidad y confianza, y así conocerás en cierto modo a los huéspedes que van a ocupar tu casa.
  • Ayuda a tus inquilinos a que la experiencia sea lo mejor y más cómoda posible. Si es posible, recíbelos en casa y antes de irte explícales todo lo que necesitan saber sobre el funcionamiento de los electrodomésticos y otras cuestiones prácticas. Si no, déjales todo por escrito en un email o una nota, para que no tengan dificultades durante su estancia.
  • Aplica las mismas reglas a la zona en la que se ubica tu vivienda y déjales recomendaciones de museos, restaurantes, planes que hacer… Incluso puedes dejarles un detalle de bienvenida. Es lo que marcará la diferencia y hará su estancia más especial.
  • Deja tu casa lo más ordenada y cuidada posible, ya que así fomentarás que tus huéspedes se esmeren en dejarla tal y como estaba.
  • Por último, avisa a tus vecinos de que otras personas van a vivir durante unos días en tu casa, para que no se extrañen. Aunque no es obligatorio, también debes avisar al propietario de tu vivienda si vives de alquiler. Además, debes dejar a una persona de confianza de contacto, para que pueda resolver cualquier problema que pueda surgir.

Las casas y pisos que puedes encontrar en una plataforma de este tipo son muchas y muy variadas, y encontrar alojamiento así hará que tu viaje sea más especial si cabe.

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese:

Compartir Post