Es una obviedad que el mayor impedimento a la hora de adquirir una vivienda es la falta de solvencia económica para cubrir el precio del inmueble. Es cierto que los préstamos hipotecarios resuelven parte de este problema, pero muy rara vez los bancos otorgan el precio completo de la casa. De hecho, acercarse ya a un 80% de hipoteca con respecto al precio de la casa puede considerarse un gran éxito, quedando el 20% restante a cargo del comprador. 

La compra de una vivienda es una inversión muy importante, pudiendo ser incluso la más importante para una persona de clase media. Una manera de suplir la falta de recursos económicos puede ser a través de la donación o préstamo para comprar una casa procedente de algún familiar. Sin embargo, ¿cuál de las dos opciones es más rentable fiscalmente? 

Prestar o donar dinero para comprar una casa 

En primer lugar, debe quedar claro que ambas opciones acarrearán diferentes consecuencias fiscales que indicarán la mejor decisión a tomar en cada caso. Cabe destacar además que tanto si recibimos el dinero como si somos nosotros los que lo damos, hay que comunicarlo al fisco de igual manera.  

Sin embargo, cada Comunidad Autónoma tiene su regulación a este respecto, reconociendo algunas el pacto sucesorio, a través del cual se puede repartir el dinero y ahorrar en impuestos. A veces convendrá adherirse al mismo y otras veces, no. En cualquier caso, habrá que notificar a Hacienda en un plazo mínimo de un mes. 

Diferencias entre donar y prestar 

Una donación se entiende básicamente como un préstamo desinteresado. Es decir, donar es básicamente regalar dinero. Desde una perspectiva fiscal, es una entrega de dinero que podrá destinarse a la compra o adquisición de bienes como un coche, comida, regalos o como tratamos en este caso, un piso. 

En el caso de una vivienda la donación será de una cantidad grande de dinero y puesto que no están libres de declarar el impuesto sobre donaciones, deben ser notificadas a la Administración para pagar su impuesto, el ISD: Impuesto de Sucesiones y Donaciones. 

Prestar dinero a un pariente para comprar una casa 

En el caso del préstamo de dinero, el impuesto que se le impone a este operación es el ITP: Impuesto de Transmisiones Patrimoniales 

El plazo de presentación ante Hacienda tanto de la donación como del préstamo es de un mes. En cuanto a la presentación de las declaraciones-liquidaciones, junto con los documentos necesarios para demostrarlas, será de 30 días hábiles desde el momento en que se firme el contrato. 

Cuestiones a tener en cuenta en la donación o préstamo para comprar una casa

En el caso de una donación, la tasa administrativa se deberá liquidar en la Comunidad Autónoma donde se resida, ya que es competencia autonómica. Además, dependiendo de valores como la edad, el grado de parentesco entre las partes o el uso que se dará a la cantidad recibida, este impuesto tendrá diferentes bonificaciones que variarán según el territorio. 

En esta línea, por esta disparidad entre territorios puede ser que en un sitio compense más donar que prestar o viceversa. Por poner un ejemplo, en la Comunidad de Madrid se suele bonificar las donaciones entre parientes con un 99 % de la cuota del Impuesto sobre Donaciones. mientras que en otros lugares no se alcanzan estas cifras. En Cataluña, como otro ejemplo, los parientes podrán donar dinero para adquirir una vivienda con una reducción esta vez del 95%. 

Finalmente, la cuota tributaria se determina aplicando a la base liquidable: el tipo aplicable que irá desde el 7,65% hasta el 34% en función de la cantidad heredada; y un coeficiente multiplicador en función del patrimonio preexistente, que irá desde el 1 hasta el 2,4. En cualquier caso, recomendamos consultar a un experto inmobiliario para que recibas toda la información y asesoramiento pertinentes. 

En el caso de los préstamos, debemos tener en cuenta la devolución de dicha cantidad que nos ha sido otorgada. Para realizar la operación sin complicaciones y no crear problemas a largo plazo con la fiscalía, lo ideal es que el importe sea devuelto tanto en forma como en tiempo. Básicamente, según las condiciones que estipule cada contrato. Para notificar la devolución del capital se puede hacer a través de un pagaré. 

Es importante distinguir que en el caso de que el préstamo se efectúe entre parientes y parte de la cantidad es perdonada para no ser devuelta, Hacienda entenderá que el dinero que falta es una donación. Debido a esto, se deberá cubrir el resto del dinero que no se abonará mediante el pago del correspondiente Impuesto de Donacionesperdiendo los beneficios fiscales que se disfrutaban hasta ese momento. 

En definitiva, como comentamos anteriormente, la decisión entre donar y prestar depende de varios factores, por lo que es mejor consultar a un profesional de las finanzas o inmobiliario que te ayudará de forma personalizada con tus preguntas a la hora de adquirir una vivienda de esta manera. 

Te recomendamos:

Donación internacional para adquirir una vivienda en Madrid

Compartir Post
× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday