El cambio climático es uno de los principales problemas de nuestra época y la sociedad está adquiriendo una verdadera conciencia sobre este aspecto, sobre todo los más jóvenes.  

Consciente de esto, el sector inmobiliario se ha sumado a esta preocupación y, cada vez más, se trabaja en el diseño y adaptación de viviendas con consumo energético bajo. 

Y, como consecuencia, también las entidades bancarias han diseñado las hipotecas verdes, es decir, aquellas que premian las propiedades eficientes desde el punto de vista energética. 

En Inmoversion somos una proptech diferente y, entre nuestras principales preocupaciones, está el respeto al medio ambiente. Así que hoy en nuestro blog analizamos cómo conseguir una vivienda con eficiencia energética y una hipoteca verde. 

¿Qué es una hipoteca verde?

Las hipotecas verdes son aquellas que premian la adquisición de viviendas verdes, es decir,  con elevada eficiencia energéticaya que están construidas y adaptadas para reducir el consumo energético. 

¿Qué requisitos debe cumplir una vivienda verde?

De acuerdo con la Federación Hipotecaria Europea: un nivel de eficiencia energética A+, A o B o la renovación de edificios residenciales y comerciales que alcancen una reducción de consumo energético de al menos el 30%.  

¿Cómo funcionan las hipotecas verdes?

Las entidades bancarias que ofrecen estos productos ofrecen bonificaciones a sus clientes mediante rebajas del tipo de interés. Así, cuanto mejor es la calificación energética de la vivienda, más bajo es el interés de la hipoteca. 

Por lo demás, son productos muy similares al resto de hipotecas. Es decir, también tienen comisiones, intereses, productos combinados y productos vinculados.  

¿Qué es la calificación energética?

Consiste en asignar una etiqueta energética a una viviendasiguiendo una escala establecida, que va entre la A y la G, siendo A la calificación más elevada y la G la más baja.  

Estas etiquetas están coloreadas desde un verde oscuro, que representa la eficiencia energética máxima, hasta el color rojo que representa a la que no cuenta con ningún tipo de eficiencia energética. 

La certificación energética es asignada a una vivienda por un periodo de 10 años y después debe renovarse. 

¿Cómo se consigue la calificación energética en España?

El primer paso es contratar a un técnico habilitado para evaluar la eficiencia energética de una vivienda. Esta persona determinará cuánta energía necesita la casa, tras evaluar aspectos como el aislamiento, la fachada, el estado de las habitaciones o las instalaciones de agua y refrigeración. 

A partir de esta auditoría, el técnico sugerirá una serie de mejoras que se pueden realizar en la vivienda para reducir su consumo energético. 

Estas pueden incluir acciones como cambiar las ventanas, renovar las puertas, reformar las paredes y el suelo o cambiar las bombillas por otras de bajo consumo. 

Una vez realizadas las reformas necesarias, el técnico autorizado puede redactar el certificado energético y se deberá registrar en la autoridad competente de cada Comunidad Autónoma. 

¿Es obligatorio tener un certificado energético de vivienda?

De acuerdo con el Real Decreto 235/2013, que aprobó el procedimiento básico para la certificación energética de edificios, tanto nuevos como existentes, este certificado es obligatorio para vender o alquilar inmuebles desde junio de 2013. 

Te recomendamos:

¿Cómo saber si el precio de una vivienda es el adecuado?

Guía del alquiler con OPCION A COMPRA: Ventajas e inconvenientes

Compartir Post