¿Necesitas ayuda para comprar una vivienda? sabemos que es un proceso complejo que precisa de tiempo, esfuerzo y atención. Requisitos que, por unas razones o por otras, no siempre son accesibles a todo el mundo. Por eso, en los últimos años está ganando peso en España la figura del personal shopper inmobiliario. Esta profesión es relativamente reciente y proviene del mundo anglosajón, como evolución del concepto tradicional de personal shopper que nació en la década de los 80 en los Estados Unidos.

 En su origen, esta figura se especializaba en asesorar a los clientes que querían efectuar compras relacionadas con la imagen o la moda. Estaba pensada para ayudar a todas esas personas que, por falta de tiempo o de ganas, requerían de ‘una mano amiga’ para mejorar su vestuario y su presencia. Así, estos profesionales se convertían en expertos de su sector para brindar a sus clientes un servicio rentable, moderno y personalizado. 

La atención personalizada como valor diferencial del personal shopper 

Con esta descripción, no resulta difícil entender que este modelo de trabajo haya terminado llegando a un ámbito tan relevante como el inmobiliario. Adquirir una propiedad requiere conocer bien el mercado para encontrar la mejor solución para las necesidades que se tienen. De hecho, en este caso hablamos de inversiones elevadas de dinero, por lo que un correcto análisis del entorno de bienes raíces puede marcar la diferencia entre acertar o cometer un grave error. Y es que estadísticas del sector señalan que 1 de cada 5 compradores no termina demasiado satisfecho con el inmueble que elige.  

De ahí que cada vez sea más frecuente que, en las operaciones de compraventa, intervengan intermediarios para facilitar las cosas a los dos actores principales, el vendedor y el comprador. Hablamos del mencionado personal shopper y del asesor inmobiliario personal, dos profesiones similares pero con unos matices propios que las hacen diferentes. Por tanto, podemos distinguir los siguientes aspectos:  

  • El asesor inmobiliario trabaja fundamentalmente para la parte vendedora y va a comisión, mientras que el personal shopper únicamente representa a la parte compradora y cobra en función del precio pactado inicialmente 
  • Aunque el asesor inmobiliario colabora con el comprador y le asesora en determinados aspectos, es el personal shopper el que se centra en atender sus necesidades y se esfuerza en conseguir los mejores resultados para su cliente.  
  • El asesor inmobiliario no considerará como prioritarios nuestros gustos o necesidades concretas, va a buscar siempre lo mejor para todas las partes, incluida la que representa como intermediario. Mientras tanto, el personal shopper busca en el mercado desde nuestro único enfoque y no pretende que la operación sea rentable para la parte vendedoraEn este sentido, hay que tener en cuenta que no cobra a través de una comisión, lo que supone una garantía de que lo que nos propone es desinteresado y se ciñe únicamente a nuestras peticiones.  

¿Cómo puede ayudarnos a comprar una vivienda un personal shopper?

Son los mencionados detalles los que hacen única la labor del personal shopper y la convierten en muy atractiva para todas aquellas personas que quieran entrar en el mercado inmobiliario y hacer una buena adquisición, sin dedicar mucho tiempo y desesperarse en el intento. Fundamentalmente porque este profesional sigue 5 líneas de trabajo que aportan enormes ventajas a sus clientes:  

  1. En la fase de preventa, el comprador potencial y el personal shopper acuerdan una reunión para conocerse y para poner en común todas las necesidades y preferencias de los primeros, así como los detalles sobre su acuerdo profesional. El especialista formula las dudas y cuestiones más importantes y al mismo tiempo marca sus condiciones para desempeñar su trabajo. Y si las dos partes están de acuerdo, firman el contrato, el cual puede estar supeditado a cumplir ciertos objetivos, como presentar determinados informes, reservar la vivienda, firmar la escritura, realizar un asesoramiento post-compra, etc. 
  2. El personal shopper diseña una hoja de ruta personalizada para su nuevo cliente, donde resume sus necesidades y las características que ha de tener el bien inmueble a comprar, como su tamaño, localización, número de habitaciones, características concretas, precio, presencia de garaje y/o trastero, etc.  
  3. A partir de ese guión o esquema, el profesional inicia la búsqueda conforme a los criterios y examina el mercado a fondo para encontrar las opciones que mejor encajen con lo que requiere su cliente. Elabora listas semanales con sus hallazgos más importantes, investiga a fondo sus peculiaridades y prepara informes objetivos y técnicos para que el comprador dé el visto bueno. Y una vez que tiene el OK, se encarga de pactar las visitas, en función de la disponibilidad de la persona para la que trabaja. 
  4. Durante la fase de compra, acompaña a su cliente en las visitas y le asesora en todo momento, respondiendo a sus dudas y planteando las que le surjan al vendedor o asesor inmobiliario que participe en el proceso. De esta forma, después de que el comprador se decide y aprueba la adquisición con el consejo del personal shoppereste se encarga de las gestiones asociadas y que previamente se han fijado en su acuerdo con el cliente, como la reserva, la realización de escrituras ante notario, etc. 
  5. Y una vez que se completa la compra, la labor del personal shopper continúa, pues mantiene su vínculo con su cliente y se encarga de asesorarle en relación a todas las dudas que puedan aparecer a posteriori. Aspectos como la tramitación de los documentos, la resolución de dudas fiscales, la gestión de la mudanza como intermediario o consejos de decoración están entre sus principales competencias.  

En definitiva, aunque de primeras la contratación de un personal shopper pueda parecer un gasto caprichoso, esto no es así. Esta labor es responsabilidad de un profesional que conoce muy bien el mercado y que sabe moverse por él, de manera que su finalidad es asesorar y recomendar la mejor compra en función de las necesidades de su cliente. Por eso, contar con su servicio es, a la larga, una inversión rentableya que además de ajustar el presupuesto a las necesidades de cada uno, ofrece las soluciones más económicas, asegura una alta satisfacción y supone un ahorro de tiempo y molestias. 

Si quieres saber más sobre la compraventa de viviendas, te recomendamos:

Inmobiliarias online: no tod@s somos iguales

Inmobiliaria tradicional o digital. Guía completa

Compartir Post