Cuando decides sacar tu vivienda al mercado de alquiler de casas, es importante tener en cuenta ciertos detalles. El alquiler es una buena opción cuando, por ejemplo, la venta de viviendas pasa un momento complicado en el mercado inmobiliario pero aun así nos queremos mudar, o cuando ya tenemos la vivienda en venta pero está tardando más de lo que pensábamos. Sea como sea, como propietario debes preparar tu vivienda para el alquiler y así facilitar la instalación al inquilino.

El aspecto más importante a tener en cuenta es el valor de la vivienda en el mercado inmobiliario, es decir, por cuánto podemos alquilarla, según sus características, su localización, etc. Partiendo de ahí, el propietario debe tener en cuenta los gastos derivados de poner la casa en alquiler (posibles reformas, seguros…) y valorar si compensan los gastos con el precio del alquiler de la vivienda.

Aspectos importantes para preparar tu vivienda para el alquiler

  • Posibles cambios en el mercado del alquiler

Contar con el apoyo de asesores inmobiliarios te aportará la perspectiva de futuro del mercado inmobiliario, ya que podrán realizar una previsión de los vaivenes de los precios del alquiler de casas y así dar con el precio adecuado para tu vivienda. La valoración de la vivienda debe ser así a largo plazo para sacar el máximo partido a su alquiler.

  • Pequeñas reformas a realizar

De la misma forma que si se tratase de la venta de la vivienda, hay algunas reformas de bajo coste que pueden incrementar el valor de la vivienda de cara al alquiler. Una mano de pintura, reparar desperfectos, sustituir elementos como espejos y cortinas… Son detalles que aportan valor a la casa. Así, también debes asegurarte de que todo queda lo más limpio posible, especialmente detalles como alfombras, cortinas y ventanas.

Como propietario, también es tu deber comprobar que los electrodomésticos, los apliques y los enchufes funcionan correctamente y están en perfecto estado, ya que pueden suponer un riesgo para la seguridad del inquilino.

  • El inquilino perfecto no existe

Es normal que quieras dejar tu casa en las mejores manos posibles, pero el inquilino perfecto no existe y, además, los accidentes ocurren. Sin embargo, para asegurarte de que eliges un inquilino con solvencia económica, lo normal es solicitar un depósito a modo de fianza y las últimas nóminas. También puedes solicitar referencias a anteriores propietarios para una mayor seguridad.

  • Acepta que la casa dejará de ser tuya

Aunque entra dentro de lo normal dejar algunos objetos en la casa, lo mejor es que la dejes lo más impersonal posible, para facilitar la instalación al inquilino y que sienta la vivienda como suya. Para ello, elimina todo rastro de objetos decorativos personales (como fotografías, retratos o cuadros) e incluso puedes cambiar las cortinas por unas neutras. Si optas por dejar la casa amueblada, intenta que la distribución sea uniforme y equilibrada.

  • Trámites necesarios

De nuevo, para esto lo mejor es contar con la labor de asesores inmobiliarios profesionales que te ayuden a gestionar lo necesario. Uno de los trámites más importantes en el alquiler de casas es encontrar el seguro adecuado para tu vivienda, de forma que no tengas que incurrir en gastos excesivos durante el alquiler, ya que los desperfectos corren a cargo del propietario.

¿Listo para poner tu vivienda en alquiler? Es una gran opción para obtener rentabilidad mientras no vendes tu casa, y además es una oportunidad para testear los precios del mercado inmobiliario antes de la venta de la vivienda.

Si quieres leer más sobre vivienda, te recomendamos estos artículos:

 

Compartir Post