¿Estás pensando en comprar una vivienda? Actualmente en ciudades como Madrid está siendo más fácil pagar una cuota hipotecaria que un alquiler y, lo más importante, al apostar por una hipoteca se está haciendo una inversión. 

Pero, cuando hagas tus cálculos, recuerda que hay una serie de impuestos por tener una casa que deberás de pagar cada año y que incrementarán los gastos que debas hacer.  

Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)

Se trata de un impuesto anual que se debe pagar cada año por el mero hecho de poseer una vivienda.  

Se trata de un impuesto municipal que se debe pagar siempre, tanto si se vive en la vivienda  como si está alquilada o vacía. 

El IBI se calcula en función del valor del suelo y de la construcción según lo que marca el valor catastral y sus posteriores revisiones. 

Además, el valor de la vivienda en el IBI se usa de referencia para el cobro de otros tributos como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales que se paga al comprar una casa de segunda mano, aunque es solo un parámetro y cada comunidad autónoma tiene su propio sistema de valoración de las viviendas, lo que deberás tener en cuenta, pues en ocasiones el precio de compraventa podría llegar a ser inferior a dicha valoración, y en ese caso, procede la valoración que realiza la comunidad autónoma.

Los encargados del cobro del IBI son los ayuntamientos, por eso las condiciones y los plazos dependen del municipio en el que se encuentre la vivienda. 

Sobre el valor catastral de la propiedad, el ayuntamiento establecerá los tipos a aplicar, siempre dentro de los márgenes marcados por la Ley de Haciendas Locales. Para los inmuebles de naturaleza urbana, los más habituales, el rango oscila entre el 0,4% y el 1,1%. 

¿Quién paga el IBI el año que se vende una vivienda? El sujeto pasivo será siempre el propietario a fecha 01 de Enero de ese año, pero el tribunal supremo ha establecido que ese año podrá repartirse proporcionalmente entre comprador y vendedor.

 

Tasa de basuras y de agua

Las tasas no son impuestos exactamente; se trata de cuotas que cobran los ayuntamientos para financiar los costes de ofrecer un servicio.  

Estas tasas no se pagan en todos los municipios y las autoridades locales no pueden recaudar más de lo que cueste ofrecer el servicio. 

Las tasas de basura son más comunes y se usan para financiar el coste de recoger los residuos urbanos. Las tasas del agua, en cambio, son menos frecuentes, y suelen cobrarse en las zonas vacacionales, especialmente en las urbanizaciones que necesitan canalización especial para poder disfrutar de agua corriente. 

Impuestos a casas vacías

Es muy importante saber que las viviendas, aunque estén vacías, pagan IBI y otros impuestos. 

Tributación en el IRPF

Se trata de un impuesto que equivale a lo que Hacienda entiende que podrías obtener de rentabilidad si alquilaras una vivienda.  

Esta imputación supone un 2% del valor catastral de la vivienda con carácter general y un 1,1% su este valor se ha revisado después de 1994. 

Impuestos a casas alquiladas

Si alquilas una vivienda, también pagarás impuestos. Estos se establecerán en tu declaración de renta anual, en la que deberás indicar el monto que recibes por alquiler, y le podrás deducir gastos relacionados con la propiedad. 

En definitiva, hay una serie de impuestos por tener una casa. Tener una propiedad supone afrontar una serie de pagos anuales, que deberás sumar a la cuota de tu hipoteca y así podrás saber con exactitud cuáles serán los pagos mensuales y anuales que deberás afrontar.  

Si te ha gustado este artículo, también te puede interesar:

Compartir Post