Son muchas las cuestiones que surgen antes de firmar un contrato de arras, ya que desde el momento en el que se pacta dicho acuerdo, existe un compromiso de compraventa tanto por parte del vendedor como del comprador. Al firmar se señaliza una cantidad a abonar por parte del comprador en concepto de arras como reserva de la vivienda. Sin embargo, este acuerdo no es un contrato, sino una cláusula que puede introducirse en el contrato de compraventa de la vivienda.  

En el caso de que se haya escogido acordar unas arras para llevar a cabo la operación inmobiliaria, puede aparecer otra duda¿Sería conveniente tasar el inmueble? 

Tener en cuenta el presupuesto disponible 

Si nse dispone del dinero en su totalidad, que es lo habitual, se pedirá una hipoteca a una entidad financiera para comprar la casa. Sin embargo, es recomendable que antes de firmar las arras se tenga la seguridad de que se podrá hacer frente al préstamo hipotecario. Si la tasación es baja y el banco solo concede la hipoteca por el 80% de ese importe, por ejemplo, el cargo económico será mayor para el comprador, por lo que es necesario que este cuente con más ahorros.

Es mejor que antes de firmar un acuerdo vinculante, se tenga claro la hipoteca que se podrá conseguir, así como la tasación de la vivienda que se quiera comprar. Si no conseguimos una hipoteca por encima del 80% del importe de la casa, como valor aproximado, no sería indicado firmar unas arras ante el riesgo de no contar con el dinero suficiente para hacer frente a la compraventa de la vivienda.

El valor de la tasación 

Esto tiene que ver con el valor de la tasación en relación con el valor de compraventa. Si la tasación es mayor que el precio del inmueblees probable que se encuentre algún banco dispuesto a financiar el 85% o 90%, por lo que sería más seguro firmar un acuerdo de arras, ya que se dispone de más dinero sobrante para hacerle frente. Sin embargo, en momentos de crisis del sector, las tasaciones tienden a realizarse a la baja, por lo que una mayor parte del presupuesto iría a la compra del inmueble y se correría un mayor riesgo de que las arras sean más un detrimento innecesario para el bolsillo.  

De todas formas, aprovechamos para recordar que es muy difícil conseguir una hipoteca al 100%. Si el valor de tasación es más alto que el de compraventa, es posible que se encuentre algún banco dispuesto a financiar hasta el 85% o el 90% (o incluso al 95%) si se tiene un buen perfil, pero rara vez llegan a dar hasta el 100%. 

Modificar las arras 

Cuando el comprador cuenta con un presupuesto justo, nuestra recomendación es modificar las arrasUna posible solución al respecto podría ser ajustar el acuerdo para correr menos riesgo. Se puede incluir una cláusula en este contrato que señale específicamente que en el caso de que la tasación sea significativamente más baja que el precio de compraventa, el dinero abonado sea devuelto y no se lleve a cabo la operación de compra. Esta cláusula podría incluirse siempre de mutuo acuerdo entre las partes.  

En el caso de que no sea convincente esta solución ni tampoco las condiciones de tasación, existe la posibilidad de pedir una revisión de la tasación o contratar una nueva valoración. El mayor consejo es siempre no adentrarnos en una operación inmobiliaria sin estar convencido de las condiciones y haber valorado todos los gastos que pudieran surgir. 

Te recomendamos:

Arras: ¿Contrato o cláusula del acuerdo de compraventa?

¿Es lo mismo un contrato de arras que un contrato de reserva?

Compartir Post
× Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday